El mismo odio con diferente collar


El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente.
Lord Acton

Gráfico tomado de: www.e-lecciones.net

Gráfico tomado de: http://www.e-lecciones.net

Los delitos de odio son actos violentos inducidos por prejuicios hacia una persona o grupo considerado «diferente» debido a su pertenencia social, racial, étnica, nacionalidad, afiliación política, ideología, género, orientación sexual, religiosa y discapacidad. La modernidad ha impulsado a los poderes legislativos de muchos países a establecer normas jurídicas para combatir ese tipo de crímenes y procesar a las personas que los cometen. Eso ha conllevado a la reducción de tales desmanes, que son provocados también por el contexto social de las personas o grupos y por los estereotipos creados por las sociedades.

En Cuba, los medios oficialistas y de propaganda del régimen nos informan sobre delitos de odio que se cometen “en los países capitalistas”, por supuesto. Así la población cubana conoce de esas conductas violentas que ocurren en lugares donde no existen conflictos bélicos y que están a kilómetros de distancia de su seguridad y bienestar, no las que pueden estar sucediendo a la sazón en su entorno, a centímetros de su trasero o a solo una bota de separación de su cabeza. A los cubanos las informaciones no le llegan directamente o en bruto, sino pasadas por el tamiz proselitista de los analistas estatales. Es el mismo odio, el collar se lo ponen la demagogia discursiva oficial y los gobernantes de algunos países, que por intereses rampantes y muchas veces personales, partidistas o grupales, están alineados con la dictadura cubana.

Desde que en 1959 los Castro arribaron al poder, se han apoyado mucho en incentivar para su provecho este tipo de conducta tipificada como delito en los códigos penales e incluso en las constituciones de algunos países. Usan ese comportamiento delictivo como propaganda y como un enfrentamiento y victoria políticos. Años de reiteración del mismo modus operandi con total impunidad lo confirman. Mientras a una parte de la sociedad le niegan el ejercicio de su libertad de expresión, a cuadrillas progubernamentales las premian cuando proceden de forma criminal a favor de las autoridades.

En mi país, donde están prohibidas de facto las huelgas, donde casi todo es dirigido por las autoridades y nadie se atreve a realizar ese tipo de violencia discriminatoria sin el consentimiento del gobierno, el líder histórico cubano —retirado desde 2006—, ha llamado en más de una ocasión a la ciudadanía «a ganar la calle», la cual alegan reiteradamente y con fines coercitivos, que es de los revolucionarios. No importa la ventaja numérica, ellos representan al león y las víctimas al mono amarrado. Sin embargo, existe aún más vileza en ocultarse bajo la falda ciudadana para lanzar a las personas al ruedo de esa cobarde y vulgar fechoría. Tatuada en la historia de las dos primeras décadas de este sistema, está la humillación reiterada y mantenida por años de mandar a trabajar a la agricultura a los que arreglaban papeles para marcharse definitivamente del país. También, cómo en los 80s vejaban con los llamados “actos de repudio” a los que querían irse para los Estados Unidos a través del puente marítimo del Mariel. Las autoridades han repletado su acervo de eventos de ese tipo dirigidos contra los líderes de la oposición pacífica, el periodismo independiente y organizaciones civilistas y de derechos humanos. Es un delito gubernamental que se mantiene hasta hoy. No es porque lo diga yo, es porque lo hacen ellos.

Es tal la desfachatez y ha sido tanta la impunidad a través de los cincuenta y seis años de dictadura, que ya no les alcanza Cuba y envían a su ejército civil comprometido —personas que quieren mantener su modo de vida o que temen negarse a participar en esos sucesos despreciables para conservar sus puestos de trabajo y/o prebendas— a otros países, como se vio en la Cumbre de la Américas realizadas en pasado abril en Panamá. No es justo que algunos extendamos la mano abierta de la reconciliación y el diálogo y a cambio recibamos el puño del escarnio y la violencia oficiales. Pero ¿qué podemos esperar de un modelo político extorsionador que se adueñó del país, amputó y demonizó la praxis democrática al implantar el monopartidismo —así eliminó la competencia política— y que gobierna testicularmente «a su aire» y capricho a pesar de que su larga gestión ha arruinado a Cuba?

En estos tiempos que parecen procesos de desenlace o de resúmenes históricos en nuestro territorio y hacia él, en el que muchos, más allá de los dirigentes piensan positiva y constructivamente en el pueblo cubano, es menester que nos replanteemos el concepto de la paz que queremos para nuestra sociedad. Que no debe ser con esvástica dextrógira (PA卐) como aquella intimidatoria de la Alemania Nazi, sino una PAZ sustentada en el respeto, la inclusión, la justicia social, la complementariedad sostenida y la equidad entre todos los hijos de una misma nación.

¿Delitos de odio en Cuba? Definitivamente sí, casi la totalidad de ellos instigados, regidos y monitoreados por el gobierno.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Soñar en colores


Imagen de la Wikipedia offline

Imagen de la Wikipedia offline

El 5 de agosto de 1994 el litoral habanero se llenó de un maremágnum humano que tomó por sorpresa a los capitalinos y desbordó el volumen noticioso internacional. La prensa nacional, como siempre, tuvo que esperar por la autorización del régimen censor para pronunciarse sobre el tema. Había ocurrido lo inusitado en treinta y cinco años de dictadura castrista: que un tsunami de pueblo superó el miedo y varios cientos de personas fueron al paseo marítimo costero impulsados por el rumor de que embarcaciones procedentes de Estados Unidos estaban llegando a esa ribera para llevarse a los que quisieran emigrar. Muchos pensaron que se trataba de otro éxodo consentido por las autoridades, como el del Mariel. Al rato de estar reunidos allí, la comprobación del infundio dio paso a la frustración y las manifestaciones antigubernamentales estallaron a lo largo del Malecón capitalino y sus áreas colindantes. Nació así el evento conocido como El Maleconazo.

La masa humana exaltada comenzó a romper vidrieras, a asaltar comercios y a enfrentarse a la policía. Los disturbios se prolongaron por varias horas. El gobierno, por su parte, envió a su gendarmería especializada para que se dedicara a lo que mejor sabe hacer: reprimir. La sociedad volvió inevitablemente a su obediencia ovejuna y hoy, veintiún años después, continúa el desangramiento por “el corte de la femoral” de la nación que las autoridades siempre han usado —y hasta provocado— para su provecho de permanencia ilimitada en el poder. Después de aquel suceso todo volvió a la rutina que caracteriza a la vida en Cuba: los que tienen la posibilidad de emigrar lo hacen y muchos de los que no, continúan desempeñando el rol de simpatizantes del régimen como la única manera de sobrevivencia político-social.

A cincuenta y seis años de totalitarismo castrista y veintiuno de aquel suceso, el pueblo cubano sigue atrapado en el fusilamiento de sus derechos fundamentales por los designios discriminatorios de un régimen dictatorial. Muchos compatriotas tienen la meta de emigrar como única forma de llevar a cabo proyectos de realización personal —que es parte de la búsqueda de la felicidad—, o los del grupo fundacional que es su familia. Es cierto que se han introducido algunas reformas económicas y sociales en Cuba, pero mientras estén en la palestra de esos cambios algunos de los dirigentes que cometieron tantas injusticias en el pasado —que dictaban y derogaban leyes según su conveniencia—, no serán pocos los que desconfíen y duden si quedarse. Otros vacilarán en venir a invertir su capital en un mercado enrarecido por una clase política que está en el poder para servir a la minoría acomodada, no a la mayoría segregada.

Espero que este nuevo aniversario del Maleconazo contribuya a que todos reflexionemos sobre lo urgente de que nos permitamos soñar con libertades, derechos, progreso social, político y económico en nuestro propio país.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Motivo de ausencia


Logo Cuba opinaLos últimos meses me los he pasado haciendo encuestas cara a cara en las calles junto a otros miembros del Proyecto Demócrata Cubano. Involucrada y atareada, como anuncié aquí que estaría con Cuba opina, nuestra más reciente iniciativa —estamos por dar los resultados del primer sondeo—, he zapateado zonas del parque nacional y un buen número de jardines o barrios capitalinos en la búsqueda y obtención de opiniones ciudadanas. La empresa no ha sido fácil, pues lo mismo en La Habana que en otras provincias —creo que con la visa americana en el pasaporte, es más fácil viajar al extranjero que a Santiago de Cuba—, hallamos hostilidad en algunas de las personas que abordamos con el fin de conseguir sus criterios con el cuestionario que elaboramos para ese fin y que corresponde a la primera pesquisa, llamada “Doxa A”. Ambiciosos en nuestras visiones, nos propusimos consultar a ciudadanos de todas las clases sociales y a todo lo largo y estrecho del archipiélago cubano. Pero la carencia de recursos nos obligó a dilatar la actividad, a acercar “la línea de meta” y a reducir ostensiblemente la cantidad de ciudadanos consultados.

En este primer estudio consumimos un tiempo precioso —un mes que nos demoró la actividad— al seguir las recomendaciones de trabajos sociológicos descargados de internet, que afirman a que es conveniente realizar primero una “prueba piloto”. Esta consiste en encuestar en el terreno a parte de los usuarios —tamaño muestral— para comprobar el lenguaje, la comprensión y la viabilidad del formulario base (doxa), subsanar las probables deficiencias o errores que pudiera tener y evitar las equivocaciones que llevaría incorporada la información que se recoja. Eso implicó, por las condiciones sociopolíticas de Cuba, una carga adicional en el trabajo y un doble desgaste. Por eso consensuamos que en las venideras investigaciones del “Proyecto Cívico Cuba opina” no haremos ese ensayo o test.

Sabemos que detrás de toda dictadura hay una sociedad atemorizada y dividida. Me refiero a la división que enfrenta a la sociedad consigo misma, que obliga a fingir políticamente a los ciudadanos, que hace que algunos miren con sospecha lo mismo al que lo saluda que al que no, al que vende carne de res por la izquierda, al recogedor de basura, al vecino y hasta a su mismísima madre. Esta sociedad cubana que aun después de 56 años de totalitarismo, borra de la lista de amigos por diferencias políticas a personas queridas que eran íntimas y que por la misma razón divide a las familias, al tiempo que las distancia no solo moral, sino geográficamente en la búsqueda de libertades.

No han sido pocas las puertas de conocidos y amigos que se encasquillaron o bloquearon —las cuales en una visita normal se hubieran abierto solícitas— con la súplica de “no me compliques la vida, Rosita”, o las negativas de “no es por mí, sino por mi hijo(a) que quiere ir a la universidad” o que “espera un viaje al exterior”, “coño, Rosy, es que estoy esperando que me citen para cumplir misión” —que el estado “los viaje” al extranjero según sus necesidades e intereses (aunque así también los explote), es quizás la única manera que tienen muchos profesionales cubanos de diversas áreas de resolver algunos problemas económicos personales y familiares— y otras temerosas excusas que denotan pánico sociopolítico, económico y cultural. Es un horror que sembró el modelo desde sus inicios y que la comunidad internacional pudo corroborar recientemente en la cumbre borrascosa (de las Américas) celebrada el mes pasado en Panamá. El intento del gobierno cubano de sabotear el evento paralelo de la sociedad civil no funcionó, pero sí dejó la evidencia de que cobran bien caro las prebendas con las cuales benefician —extorsionan— a algunos adeptos para luego usarlos y azusarlos vulgarmente en su ajedrez político como un pieza entrenada en el descrédito, las amenazas y el linchamiento verbal a los que disienten del gobierno impuesto por más de medio siglo. Con ello no solo verbalizan el vandalismo, sino que violan los derechos hasta de sus propios seguidores.

Con motivo del próximo cierre y tabulación de la doxa A, convocamos aquí a los cubanos que visitan este blog a que respondan hasta el 18 de mayo el cuestionario de dieciocho preguntas pinchando el enlace que está al final de este escrito. Asimismo, les pedimos que publiciten la dirección de la encuesta entre nuestros compatriotas para que también nos dejen saber su opinión.

Este es el impulso final que le damos a este primer sondeo, ya que por priorizar los trabajos de Cuba opina, descuidamos a la sazón la interacción y promoción que debimos darle a esta iniciativa en internet. Por ese desliz, el número de personas que han completado la doxa online es bajo.

Por eso les pedimos gentilmente su apoyo, que es reconocer y respetar a la vez su derecho soberano a expresarse en esta y en las venideras encuestas. ¡No lo piense para participar, piense y exprésese participando! Gracias de antemano.

https://www.onlineencuesta.com/s/doxa-A

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Haga valer su opinión


Para todos los cubanos mayores de dieciséis que deseen participar en “Cuba opina”, aquí les dejo en vínculo para llenar la doxa (encuesta) online: https://www.onlineencuesta.com/s/doxa-A. Gracias de antemano por su interés y/o participación.

Publicado en Política | Etiquetado , , , | Deja un comentario

“Cuba opina” para la nación


Cuba 360El Proyecto Cívico “Cuba opina” es ya una realidad. Este 19 de febrero concluimos la etapa de prueba piloto de la encuesta titulada Doxa y ya estamos comenzando el trabajo de campo definitivo. Este estudio, para nosotros tan consultivo y participativo como observacional —como suelen ser los sondeos—, nos dará la medida del estado de opinión de un sector variopinto de la población con relación a diversos temas de interés, y con los resultados elaboraremos un programa sociopolítico más democrático, protagonizado auténticamente por los ciudadanos y apoyado en gran medida por la voluntad popular.

En la etapa de estudio piloto encuestamos a 85 compatriotas de las provincias de Matanzas, Camagüey y La Habana. Esperamos que en breve, como previmos al imaginar y dibujar esta iniciativa, podamos extender esta consulta por todo el archipiélago cubano.

Este diseño propositivo, que presentamos como anteproyecto durante nuestro viaje a México, del 1 al 5 de diciembre de 2014 —cuando nos invitaron a un evento conjunto de la Organización Demócrata Cristiana de América y la Fundación Konrad Adenauer—, nació de nuestra clara vocación democrática y del reconocimiento y respeto a todos los cubanos, dondequiera que estén.

Los que de alguna manera nos dedicamos a la política, somos quienes generalmente redactamos propuestas en base a lo que creemos que el pueblo necesita y después les pedimos a las personas que nos apoyen. Con este proyecto queremos, modestamente, invertir el procedimiento y empoderar verdaderamente a los ciudadanos al consultarlos y tomar en cuenta sus opiniones para confeccionar una plataforma política de consenso.

La recién concluida fase de tanteo nos propició una fructífera interacción y retroalimentación sociales, que han puesto en perspectiva la necesidad de “abrir” algunos puntos de la «Doxa A» para realizar nuevas encuestas y abarcar en lo posible todas las carpetas temáticas básicas a considerar en un proyecto político incluyente y participativo.

¿Qué queremos verdaderamente los cubanos? ¿Por qué no nos preguntan? Desde el poder hay precedentes —muy pocos en cincuenta y seis años— de interpelación a la sociedad manipuladas por las autoridades. Tales procederes impidieron que esas consultas fueran tomadas en serio por observadores internacionales y por el propio pueblo, al tiempo que bajaron aún más la autoestima social y crearon en la población un desinterés en esos tópicos y hasta un rechazo que ya se han hecho crónicos.

Hasta el momento, hemos buscado sin éxito un sitio donde alojar una versión online de la doxa, pero en cuanto logremos publicarla, daremos a conocer aquí la dirección del lugar para que, si ud. es cubano, mayor de dieciséis años y quiere dejar de ser un expectador pasivo para convertirse en un protagonista de su historia nacional, participe libre y democráticamente llenando la encuesta y dejándonos saber sus opiniones. Si tiene alguna pregunta sobre “Cuba opina” puede escribirnos a cubaopina2015@gmail.com y a vuelta de correo trataremos de aclararles cualquier duda. ¡Súmese!

Si es de su interés, puede descargar los documentos del Proyecto Cívico “Cuba opina” a continuación:

Fundamentación

Doxa

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Vivir en la mugre


VertederoLos humanos generamos basura y nosotros mismos nos encargamos de recogerla. En muchos países la recolección es un proceso industrializado. En Cuba, sin embargo, la «Empresa de Servicios Comunales» pone un contenedor en la esquina —no en todas— y en ellos los ciudadanos echan los residuos de todo tipo: papeles, botellas, restos de alimentos, material biodegradable, plásticos, telas, cartón, latas, animales muertos, escombros, etc., son trasladados en el mismo tractor con remolque —los camiones destinados a esa tarea pasan de vez en vez— al lugar del vertimiento. Estas máquinas agrícolas en medio de la ciudad, son ruidosas, requieren del trabajo de al menos tres hombres —el que maneja el tractor, otro que toma las bolsas abajo y se las tira al del tráiler que está arriba para que las acomode— y no pasan todos los días. Por ello se acumula la porquería en las esquinas como monumento a la hediondez. Quizás es una estrategia orientada también a tapar las aceras que rompen las pezuñas de las palas excavadoras frontales que usan para limpiar los vertederos cuando casi son montañas, las cuales igualmente destrozan los contenes, se llevan la tierra y ahondan y convierten en cráteres los parterres.

El discurso dual del que tanto acusan en la prensa nacional a las naciones antagónicas, es el peor virus que afecta a los directivos y comunicadores por debajo de la cúpula de poder en Cuba; entre los cuales existe la antipolítica de exonerar a los máximos líderes —aun por adelantado, por adulación y por si acaso— de toda responsabilidad en las situaciones de cualquier índole que se presenten en el país. Practican un periodismo alarmista, sensacionalista y dramático cuando se trata del adversario y muy reservado o secreto sobre nuestros asuntos y los de los países con presidentes “amigos”. En este sistema, donde casi todo lo controla el estado, los lisonjeros de los medios desvían hacia la población, que es víctima del mal trabajo —o falta de él— de los dirigentes, de la responsabilidad que no tiene ni le corresponde, por la acumulación de problemas y el vacío de soluciones.

De nuestros mayores heredamos la frase “por donde ve la suegra” para justificar una barrida y limpieza rápidas y superficiales al hogar cuando aguardamos la visita de la madre de nuestro cónyuge. Parece que ese es igualmente el modus operandi de las autoridades cuando esperan invitados extranjeros a un evento: un “maquillaje a las fachadas” de los inmuebles y contenes de las principales avenidas con pintura aguada —que durará un par de aguaceros—, una “chapeadita” a los parques por allá, un “bacheado” por acullá… Y después, ¡a recibirlos agitando banderitas coreográficamente en el aeropuerto!

Cada día, en innumerables esquinas de la capital, vemos el deprimente collage de insalubridad que testimonia la suciedad y la apatía gubernamentales. Es una imagen que ha estado presente por tantos años en nuestro paisaje cotidiano, que muchos incorporan y aceptan la inmundicia como algo normal. Tantos desechos, churre y abandono, han enlodado el nombre de la capital y en la actualidad la afirmación “La Habana está sucia“, se está volviendo una redundancia.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Morir de hambre


Este 23 de febrero se conmemoran cinco años de la muerte de Orlando Zapata Tamayo. Este humilde negro santiaguero, albañil y fontanero disidente, falleció tras protagonizar una huelga de hambre de 86 días en la prisión donde se encontraba, como un acto de protesta por las condiciones de su encarcelamiento.

Su deceso tuvo una amplia cobertura mediática por la contradictoria y polémica lista de razones que públicamente arguyó el gobierno cubano contra Zapata para defenderse de las acusaciones de maltrato y de falta de atención médica esgrimidas por su familia y la oposición. Los medios oficialistas negaron que se tratara de un opositor político, sino de un delincuente común. Sin embargo, ya en el libro “Los Disidentes”, de 2003 —escrito por los periodistas oficiales Rosa Miriam Elizalde y el recién finado Luis Baez—, aparecía con su nombre y fotos como un miembro más del movimiento opositor; y también antes de su fallecimiento, ya Amnistía Internacional lo había declarado prisionero de conciencia.

Existen dos constantes en los regímenes dictatoriales: que invariablemente tienen enemigos poderosos y también prisioneros políticos. Estos últimos asociados a los primeros, aunque solo sean compatriotas pacíficos y tengan un discurso independiente. Cualquier pretexto es válido con tal de mantenerse en el poder. Por eso a cinco años del martirio de Orlando Zapata, continúan existiendo reclusos políticos en nuestras cárceles, aunque las autoridades insistan en que son presos comunes.

Es por vivir sin libertad que muchas veces las personas escogen una forma de lucha que atenta contra su propia vida. La opción de abstenerse de ingerir alimentos es una decisión que suele acompañar el deseo de denunciar situaciones de injusticia. Un gobierno integrado por personas justas debía atender esos reclamos, en lugar de victimizar a los que se sacrifican y piden reivindicaciones con la herramienta del ayuno.

En Cuba, a cincuenta y seis años de gobierno castrista, continúa el escapismo de los cubanos hacia cualquier coordenada geográfica. La falta de democracia y la opresión durante este gobierno, han hecho que muchos se lancen al mar en intentos migratorios suicidas —en los que se desconoce cuántos han perdido la vida—, con tal de saciar el hambre de libertades y derechos que sufre esta sociedad.

Rindo homenaje a Orlando Zapata, en el quinto aniversario de su partida y también al pueblo de Cuba, que hace décadas que está ávido del respeto integral y cabal de sus derechos y cuyo abusivo e inmovilista gobierno, un poco lo hace morir de hambre cada día.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Cuba opina


Varios lectores me escribieron para desearme una feliz Navidad y preguntarme por qué este diciembre he tenido tan poca actividad y publicaciones en el blog. Me hicieron saber que les intranquiliza que vaya a abandonarlo, algo que ya pensaron anteriormente en dos oportunidades que viajé al extranjero y no tuve las condiciones propicias para escribir. Les agradezco los mensajes, la preocupación y les cuento una de las faenas que me ocupan.

Desde finales del pasado mes de noviembre me involucré con amigos y correligionarios del Proyecto Demócrata Cubano en la redacción del Programa Cívico “Cuba opina”, que desde los derechos a pensar, a decir y a proponer de los cubanos, pretende recoger mediante sondeos de opinión el criterio y sentir populares a lo largo y estrecho de nuestro país.

Después de su elaboración y debido al proceso de normalización de relaciones entre los Estados Unidos y Cuba, el escenario cubano está más propenso al cambio y este proyecto aún está afilando el lápiz a las nuevas realidades nacionales: las intangibles, que ahora mismo están teniendo lugar en la mente y las esperanzas del sufrido pueblo cubano y las que deben producirse realmente de cara al intercambio bilateral entre ambas naciones. Por supuesto, la falta de voluntad política de la élite dirigente cubana, se ha visto compulsada a las transformaciones por el agotamiento del modelo político, que junto a la crisis venezolana están determinando los nuevos rumbos que gradualmente se irán sucediendo e imponiendo en la palestra nacional.

El proyecto cívico consta de tres capítulos: la introducción, la explicación sobre en qué consiste el proyecto —el pollo del arroz con pollo— y el corolario. Una presentación en power point que servirá de promoción, la metodología y la encuesta —a la que llamamos doxa, del griego opinión—, armonizan y complementan el necesario acompañamiento que debe respaldar a todo proyecto político.

El intro es una breve muestra de nuestra visión del acontecer cubano y la antesala que asienta y sustenta la propuesta. El título «¿Qué es Cuba opina?» justifica la cita a continuación:

“(…) Es una iniciativa que concentrará sus esfuerzos en hacer sondeos de opinión —encuestas de respuesta abierta— para recoger el testimonio del sentir y pensar populares a través de tres etapas clave: Primero, el debate de los temas a incluir en el formulario, la elaboración y aprobación de la doxa y que servirá para que diferentes grupos sociales se manifiesten sobre los cambios más apremiantes y viables que urgen realizar en nuestro entorno político, social, económico y cultural, y también, como un utensilio medidor de la opinión de algunos sectores poblacionales.” Esta etapa está casi concluida. “Un segundo paso será desplegar esta propuesta por toda Cuba para llegar a la mayor cantidad de compatriotas para reducir el margen de error y que los ciudadanos elijan los temas de su interés como expresión soberana de lo que creen que puede cambiarse que nos ayude a romper el bloqueo interno que le han impuesto a la sociedad las máximas autoridades por más de cincuenta años. Las doxas llenadas se les entregarán a los recaudadores o custodios para que sean categorizadas, escrutadas y agrupadas por tópicos afines para conocer qué piensan algunas comunidades sociopolíticas sobre lo que puede hacerse aquí y ahora —desde la capacidad real del gobierno— en diferentes rubros para salir de la profunda crisis sistémica en que se encuentra nuestro país. Los pasos subsiguientes o fases para el desarrollo y saludable desempeño de esta fuente propositiva, están enumerados abajo.”

También incluye un tercer ciclo que contempla la presentación ante las autoridades —acompañadas de la documentación correspondiente—, de los resultados de ese estado de opinión. También, se elaborará una plataforma política nacida del pueblo, la cual con su raigal legitimidad social, se le allegará a la Asamblea Nacional del Poder Popular —parlamento cubano— y al Consejo de Estado.

La propuesta servirá para que diferentes grupos sociales se manifiesten sobre los cambios más apremiantes y viables que urgen realizar en nuestro entorno político, social, económico y cultural, y también, como un utensilio medidor del criterio de algunos sectores poblacionales. Es, en el espíritu de buscar las soluciones autóctonas posibles que coadyuven al bien común y a la búsqueda de la felicidad nacionales, que se imaginaron y dibujaron los propósitos y fines que conforman el proyecto que quiere recoger las inquietudes sociales a través de esa expresión soberana.

Se da pues «Cuba opina» como un intento en la búsqueda del consenso nacional, cuya propuesta final provendrá de la auténtica imaginación y voluntad populares, no solo de una parte representativa de la sociedad, papel que usualmente asumen las organizaciones y/o líderes políticos del gobierno y la oposición. Se da justamente como una tentativa más de lograr objetivos comunes a todos y establecer los consensos mínimos indispensables en un espacio potable, interactivo e incluyente. Es un propósito que apunta a que nos articulemos definitivamente con la sociedad civil para que, a partir de las convergencias y sin atrincheramientos parcelarios, sirvamos a los intereses patrios en el diverso y polifónico concierto nacional.

Esta iniciativa sin apellido ideológico, hace a los ciudadanos copartícipes y gestores antes, durante y después de concluida la propuesta. Es una brújula cívica sencilla —cuyo fruto dimanará del pueblo— que pretende promover cambios no solo en la realidad del entorno social, sino en la interna de cada ciudadano. Consultaremos a los cubanos sencillos no para que elijan entre un candidato u otro, para que nos apoyen con su firma, o para que voten un o un no —procedimientos válidos en los sistemas democráticos—, sino para que aporten ideas y tomen partido responsable de su propio destino y el de sus compatriotas.

Este proyecto cívico habilitó previsoramente el buzón cubaopina2015@gmail.com para que los cubanos del exterior que se sientan atraídos a participar, se dirijan a nosotros para recabar información. También, para que a partir del 15 de enero de 2015 todo el interesado en obtener la doxa, nos escriban y a vuelta de correo les remitiremos una versión electrónica de la misma. Igualmente se la enviaremos a aquellos que aun viviendo en Cuba, prefieran usar esa vía.

Les deseo a todos los navegantes en los mares de la web, paz, amor, salud, felicidad y éxitos para el venidero año. Ya conocen mi itinerario cívico para el 2015. Los invito a que nos brinden su apoyo solidario o a que participen con nosotros. ¡Súmese!

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Homenajes


Dé un clic en la imagen para ampliarla.

Dé un clic en la imagen para ampliarla.

Una representación de los partidos democristianos cubanos participamos en la Ciudad de México, del 1 al 5 de diciembre pasados, en la conferencia internacional «Caminos para una Cuba Democrática» que fue convocada por la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) —de la cual somos miembros— y que auspició la Fundación Konrad Adenauer (KAS), que fomenta a nivel mundial los ideales y vigencia del humanismo cristiano.

El 2 de diciembre, después de una larga y fructífera jornada de debate franco y respetuoso, logramos un importante suceso: el compromiso de los partidos democratacristianos de Cuba de trabajar para lograr una unidad de objetivos y de acción. Con motivo de este hecho emitimos la declaración “Acuerdo de Unidad para el Cambio“, en el que expresamos nuestra conformidad con el quehacer mancomunado entre las cuatro instituciones cubanas que integramos la Odca —una unidad en la natural, necesaria y democrática diversidad—, con independencia de las agendas de cada organización. Por vez primera en la historia de nuestra emergente, aunque proscrita democracia, se concretó este compromiso de concertación ideológica del universo socialcristiano cubano y fue firmado por Armando Peña Guzmán, del Movimiento Cristiano Liberación, Rafael León Rodríguez, del Proyecto Demócrata Cubano, John Suárez, del Directorio Democrático Cubano y René Hernández Bequet, del Partido Demócrata Cristiano de Cuba. Las dos últimas entidades, radicadas en la diáspora.

Como un oportuno homenaje al destacado político y primer canciller federal alemán Konrad Hermann Joseph Adenauer, considerado a su vez como uno de los “padres de Europa”, logramos «construir un espacio dialogístico» o punto de encuentro constructivo para el trabajo conjunto a partir de la honra y enaltecimiento de las coincidencias —que extienden la mano del consenso—, no del predominio de las diferencias, que cierran el puño crispado de la discordia, nos mantiene divididos y marchita la posibilidad de un fuerte y coligado trabajo para la transición hacia la verdadera democracia en Cuba, con estado de derecho, independencia de poderes, reconciliación nacional, respeto a todos los derechos humanos y bien común.

A la conferencia también fueron invitados diversos líderes pacíficos cubanos de la lucha no violenta y representantes de otras filosofías políticas como socialdemócratas y liberales. Se hallaban presentes además, la exjefa de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba, la Sra. Vicki Huddleston, así como académicos, entre los que se encontraban la profesora de la Federal International University (FIU), Marifeli Pérez-Stable, Héctor Schamis, integrante del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), la Asociación Cubano-Mexicana y la corresponsal diplomática alemana Hildegard Stausberg, entre otros.

La Kas y la Odca tenían el reto de facilitar, más allá de la coalición de los democristianos, los espacios que propicien la coincidencia en asuntos de interés patrios de parte del movimiento opositor cubano y la confluencia de las organizaciones y activistas de la sociedad civil de Cuba y su diáspora que asistieron al cónclave. Dado lo apretado del itinerario —apenas cuatro días—, desconocíamos si se concretaría un abrazo cívico político de esa magnitud. Sin embargo, la avenencia en asuntos de interés común y la transparencia del debate, posibilitaron que se consumara y diera a conocer a través del documento titulado igual que la conferencia: “Caminos para una Cuba Democrática”, que fechamos el 4 de diciembre.

Un espacio para la presentación de proyectos, retroalimentación e interrelación de instituciones y miembros de la variopinta sociedad civil cubana, parecía rendir homenaje en el primer aniversario de su desaparición física, el 5 de diciembre, al abogado y político Nelson Mandela, ícono inclaudicable en la lucha contra el apartheid en Sudáfrica. También, para conmemorar la proximidad de los 118 años de la caída en combate —7 de diciembre de 1896— de Antonio Maceo, uno de los líderes más destacados en la lucha por nuestra independencia.

Frente a los disensos, fragmentaciones y malas interpretaciones e intenciones del gobierno totalitario cubano y sus voceros, triunfan el privilegio a los valores democráticos que queremos y defendemos los democristianos cubanos y que acontecimientos como los ocurridos en México, ratifican que son válidos para el presente y el futuro de nuestra patria. El humo blanco que anuncia el advenimiento de nuevos escenarios convergentes en la diversidad política cubana parece decir: Habemus consensus para trabajar juntos en el apoyo a los proyectos de todos en la búsqueda de la convergencia creciente de criterios y acción por y para nuestra amada Cuba. ¡Gracias a Dios!

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Mejor en un banco del parque


Dé un clic en la imagen para ampliarla. En la próxima ventana podrá ampliarla más.

Dé un clic en la imagen para ampliarla. En la próxima ventana podrá ampliarla más.

Maltratado un cliente del habanero Banco Metropolitano del Mónaco, en la Víbora, este jueves, cuando solicitó una operación bancaria y le brindaron otra.

Marcos gestionó, como otras veces, la extracción de dos mil quinientos pesos cubanos para comprar cien pesos convertibles —moneda dura o CUCs— la tarde del jueves 20 de noviembre. La joven empleada que lo atendió, después de llenar el conjunto de impresos establecidos por la burocracia estatal, le entregó la cantidad requerida ¡en sellos de timbre! Sorprendido, le aclaró que él no había pedido sellos, sino CUCs. La trabajadora eludió la responsabilidad diciendo que allí no se hacía esa transacción, por lo que mi amigo mostró su libreta de banco para evidenciar cuántas veces la había hecho en esa misma sucursal. Entonces la funcionaria se excusó por la confusión y dijo que “un error lo tiene cualquiera”, pero le aclaró que el trámite no se podía deshacer; que firmara los papeles para completar la labor financiera y que se llevara los sellos. Él se negó a firmalos, pues era aceptar el maltrato y obtener, en lugar de su dinero, algo que no fue a buscar y aceptar de hecho un servicio que no pidió; y con un cambio en su tono de voz requirió la presencia de alguien responsable.

A su encuentro acudió una señora que se identificó como gerente y que, cual solución salomónica, le dijo que firmara y se llevara los sellos, que debía hacer una solicitud de devolución de los mismos y que ese proceso duraba veinte o treinta días. ¿¡Tantos días de espera para que le dieran la moneda convertible que ya había pagado!?

El protagonista de esta historia —que más bien parecía antagonista— comenzó a protestar en voz alta y exigió que lo atendiera alguien con más jerarquía. La funcionaria lo invitó a que se sentara y le informó que hablaría con su jefe para que llamara al Banco Central a ver qué se podía hacer. Mientras esperaba, mi amigo sudaba copiosamente a pesar del aire acondicionado y pensaba que hubiera sido mejor estar sentado en un banco del parque, que en una silla de esa entidad bancaria. Piensa que de haber tenido un aneurisma, se le hubiera reventado ese día.

Dos horas después, la joven del error lo llamó a la ventanilla y muy calladamente le entregó el controvertido dinero que él fue a comprar.

En Cuba, todos los bancos son del estado, que es el único autorizado para realizar todo tipo de acciones y especulaciones financieras.

Más allá de los spots propagandísticos para la televisión, que aducen cuánto se han facilitado y viabilizado los trámites bancarios, está la realidad de casos como este, que testimonian la ineficiencia del personal, el maltrato y la apatía en los servicios que tienen que sufrir los cubanos en los bancos de la capital.

 

Nota: En el momento que revisaba en la cámara la imagen que publico en este trabajo, salió una trabajadora bancaria a decirme que no podía tirar fotos allí.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

15 y 16


Cuatro años del blogNo me refiero en el título a una dirección de El Vedado, Miramar u otro barrio habanero, sino a dos días importantes para mí a mediados de noviembre, pues mi ciudad y yo estamos de cumpleaños por estos días. Mi blog cumple cuatro añitos hoy 15 y La Habana conmemora cuatrocientos noventa y cinco (495) de fundada mañana 16, día de San Cristóbal.

Mucho cuenta mi Habana en su historia centeneria —casi quingentésima—, y mi bitácora también ha narrado —y aún le falta por relatar—, fragmentos de nuestra realidad que no aparecen en las vitrinas mediáticas de la propaganda oficilista. Cuatro años de ejercicio de libertad personal que para mi satisfacción y estímulo, han despertado en otras personas interés en seguir los temas que abordo. Mi cable a tierra se volvió una expresión independiente que disfruto doblemente: al desahogarme y al recibir la compensación de comentarios favorables por hacerlo.

Gracias a todas las lindas personas que han coadyuvado a que llegara hasta aquí y también ¿por qué no? a los policiales acosadores y violadores de derechos, que a su pesar y lejos de desalentarme, estimulan mi trabajo.

Agradezco a mis cibercómplices en primer lugar y a todos los que visitan o colaboran de alguna manera con «La rosa descalza», sin los cuales no hubiera tenido el impulso de perseverar en estas lides. ¡Felicitémonos!

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Dualidad de cola y moneda


Imagen de: http://www.ultimasnoticias.com.ve/ (Clic en la imagen para ampliarla).

Imagen de: http://www.ultimasnoticias.com.ve/
(Clic en la imagen para ampliarla).

¡Ahora sí que estamo’ embarca’o! Expresó disgustada una cincuentona que entró a la tienda recaudadora de divisas (TRD) de Acosta y Juan Delgado, en la Víbora y vio la cola que había para pagar en la caja. Otra, que mandaron a pasar junto al grupo de tres y animada quizás por aquella, añadió: ¡Ño, ahora sí que se juntaron el hambre y la necesidad! Nadie dijo una palabra ni se volteó a mirarlas siquiera. Las mujeres, que ya habían hecho una fila bien larga para entrar, descubrieron —como todos los que estaban allí— que la de adentro era más larga que la de afuera.

Cada vez que surten los comercios en divisas con algún producto de primera necesidad o de mucha demanda social a precios no tan excesivos a los que el estado nos tiene acostumbrados, se aglomeran las personas frente a los mismos para comprar, y cada quién con el dinero que tiene.

Desde que se dolarizó la economía en nuestro país en los 90, los cubanos comenzamos a vivir la calamidad financiera de la doble moneda. A más de veinte años de ese hecho, las autoridades, con el fin de tratar de combatir la discriminación que implica la existencia de dos dineros —el peso cubano (CUP) apenas tiene valor— y las críticas nacionales e internacionales que recibían por esa situación, autorizaron desde hace unos meses en algunas TRDs, la compra en ambas denominaciones monetarias.

Después que los consumidores escogen de los estantes los productos que desean, tienen que ir a la caja y ahí surge el gran problema: el pago en ambas monedas —peso cubano y peso cubano convertible— y el cambio que tiene que hacer la cajera para igualarles el precio a los que desembolsan CUPs y darles el cambio en el mismo dinero. Ese canje demora sobremanera la gestión de la cobradora y hace que se amontone el personal dentro y fuera de la tienda.

Por ahora “la machacadera” al cubano continúa con las carencias por un lado y el alto costo y sufrimiento adicionales para obtener algo, por otro. Eso ocurre porque el gobierno no quiere acabar de respetar verdaderamente todos los derechos de los cubanos, trabajar para crear un estado de bienestar y coadyuvar a que los ciudadanos tengan mejor remuneración por sus esfuerzos, después de casi cincuentiséis años de explotación y dictadura.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

XIV


…me puse a abrir palabras para ver que tenían dentro y descubrí la poesía.

Publicado en Política | Etiquetado , , | Deja un comentario

Halloween con ajiaco


Halloween

Imagen de: nationalharbor.com (Clic en la imagen para agrandarla)

Un Halloween cubano celebraron algunos residentes en comercios y casas particulares de la capital la noche de este 31 de octubre, en la que vestían ropas típicas de ese festejo que no es tradicional en nuestro país.

Muchos se sorprendieron al ver que algunos sectores sociales incorporan una festividad de origen celta, que nunca formó parte de nuestro acervo cultural. Como una iniciativa ciudadana, pero aún de manera incipiente, comienza a tomar forma esta conmemoración —Noche de Brujas, víspera del Día de Todos los Santos— que está arraigada mayormente en países anglosajones y en unos pocos latinoamericanos. Por segundo año consecutivo en algunas paladares y otros comercios gastronómicos habaneros, se proclamó el trato social independiente frente al truco estatal, quien debido a su confrontación con la iglesia cubana, abolió casi todas las fiestas católicas nacionales y las reemplazó mediante decretos dictatoriales por los aniversarios político-militares de «los brujos» que tomaron el mando en 1959.

Desde los primeros tiempos de este gobierno, el día de Los Reyes Magos, la Semana Santa, la Noche Buena y la Navidad fueron proscritos. Al mismo tiempo, aprovecharon la coincidencia histórica del 1 de enero, en que ellos se anclaron en el poder y transformaron la alegría popular por la llegada del año nuevo, en júbilo nacional por “otro aniversario del triunfo de la revolución”.

Muchas de las fechas que el gobierno promulgó como feriadas o no laborales, nada tenían de festivas. Consistían en asistir a actos públicos y manifestaciones en la Plaza Cívica —a la que renombraron Plaza de la Revolución—, para presenciar discursos de horas del máximo líder, que siempre transmitía en vivo la televisión nacional —por varios canales simultáneamente—, que a muchos nunca les interesaron —y aún hoy tampoco les importan— y a otros les parecen iguales una y otra vez.

Una fuente que pidió anonimato, le dijo a esta comunicadora que a ella le parece muy bien que las personas tomen la iniciativa de asimilar tradiciones de otros países o culturas, aunque sean paganas o importadas de gobiernos antagónicos al cubano como el de los Estados Unidos, cuyas divertidas festividades se contraponen a la tediosa marcialidad castrista.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario