Lo que no nos tocaba


Desde que nací mis padres se esforzaron por darme más de lo que el estado entiende que “le toca” a cada cubano. Esa mentalidad gubernativa de asignación y control y falso paternalismo distributivo, lesionó a nuestra sociedad de totalitarismo y discriminación. El itinerario de vida de mi generación recoge estos signos: tocaban tres juguetes al año, un trocito (casi una insinuación) de carne de res cada nueve días, que después eliminaron; una pañoleta pioneril que encasquetaban masivamente y sin consultar a los padres cuando aún no habíamos terminado de abrir los ojos y gravada con un saludo que marcializó el entendimiento; un litro de leche diario que quitaron a los siete años —quizás para celebrar nuestra “espontánea y candorosa” militancia, lo que casi equivalía a canjear leche por pañoleta—, carencias morales y materiales que nos bloquearon de indefensión; cuarenta y cinco días anuales de escuelas al campo —trabajo agrícola gratuito siendo aún niños y adolescentes— en la secundaria y el preuniversitario; círculos de estudio-propaganda para “aprender” las bondades de la revolución y el marxismo-leninismo, reuniones en el CDR1, la FMC2, la FEEM3, la FEU4 y todo “lo feu” que resulta la excesiva politización desde la infancia, la falta de libertades y la expropiación de derechos en nuestro propio suelo, algo que lamentablemente nos distingue como nación.

Nos tocaron más siglas y acrónimos que la buena voluntad de las autoridades para satisfacer las demandas progresivas de la sociedad y más organizaciones que alimentos en nuestra mesa. También nos tocó la tríada de nuestro destino de vida final: o permanecíamos a esperar a que esto cambiara o lo cambiaran, o dedicábamos nuestros esfuerzos a ese fin, o nos montábamos en “un tibor con dos cucharas” rumbo a otra vida.

Hubiera sido mejor que, en principio, no nos hubiera tocado este engendro sociopolítico y económico que ha destruido a Cuba.


2 – Federación de Mujeres Cubanas
3 – Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media
4 – Federación Estudiantil Universitaria

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lo que no nos tocaba

  1. I beloved as a lot as you will receive carried out proper here. The sketch is tasteful, your authored materials stylish. nonetheless, you command get received an impatience over that you simply wish be delivering the following. unwell unquestionably come more formerly again since precisely the same almost fairly often inside case you shield this hike.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s