Las calles de todos


En La Habana arribamos al nuevo milenio con las calles exhibiendo el resultado de muchos años de indolencia y abandono. La piel asfáltica de la mayoría de nuestras vías aún muestra las huellas de una vieja acné vial, pues los que tenían la autoridad para repararlas miraban hacia otro lado como para desconocer que el problema existía, aunque últimamente ha mejorado el estado de algunas arterias y caminos de nuestra capital. El proceso es lento, pero se aprecian modestos resultados. Sin dudas, la estructura de los vehículos sufrirá menos y mejorará nuestro paisaje, sin embargo, vale recordar que muchas de las aceras capitalinas igualmente están en mal estado. Nuestros pies y calzados sufren con los tropezones y nuestro chasis óseo se resiente por las caídas. Ese entorno nada acogedor, conspira contra nuestra autoestima social ya afectada también por décadas de abandono.

Se hacen chambonadas monumentales que merecen ser señaladas no como un simple ejercicio de la crítica, sino para evitar que se repitan, porque muchas veces, con el ánimo “de resolver” problemas nos agreden el medio y afean la galería urbana. Vemos cómo algunos “ingeniosos” operarios que realizan las labores de bacheo, vierten asfalto en los huecos de las aceras y rellenan parterres quizás con el antiecológico fin de evitar la mala hierba. Asimismo, recordemos los badenes, que son de hormigón como las aceras, y que muchos de ellos quedaron sepultados por la urgencia de reparaciones destinadas fundamentalmente a cumplir un plan. Esos parches negros son tachaduras de desprecio hacia los ciudadanos vertidas en el camino.

Han proliferado hasta convertirse en una práctica casi habitual, las iniciativas populares de rellenar las cavidades viales con los materiales sobrantes de alguna obra de remodelación particular o de algún muro o vieja edificación que se derrumbó. Eluden así el problema de averiguar dónde verter los escombros, buscar un transporte para trasladarlos y pagar por el servicio. Es más fácil actuar de acuerdo a la mentalidad y mediocridad que nos ha impuesto la élite de gobierno con la prolongada carencia de recursos: tapar los huecos remendando con mal gusto la indiferencia estatal. En Cuba existen fábricas de cemento que producen millones de toneladas anuales, pero gran parte de ese producto se destina a la exportación.

Quizás la solución sea que transitemos por las calles y pateemos con rabia el acelerador verbal para que recuerden al modesto peatón, que camina sus labores en el transporte urbano y a pie, y por consiguiente, con un esfuerzo y gasto de tiempo mayores. También para que cuiden los pasos de los hombres y mujeres sencillos, trabajadores que a veces transitan hacia sus faenas acompañados de sus hijos pequeños; o de los niños rumbo a sus escuelas y de los ancianos que en ocasiones se auxilian de soportes ortopédicos para andar.

Por decreto del estado, y como muestra de intolerancia institucionalizada, hace años que instauraron la barbarie de que «la calle es de los revolucionarios». Siempre han encargado a sus órganos represivos de dar fe de esa discriminación y han reprimido a los ciudadanos que alguna vez trataron de ejercer —o ejercieron— su derecho de protestar pacíficamente en lugares públicos.

Nos han aplastado tanto que parece que no nos merecemos el gasto oficial de reparar las aceras de nuestra urbe, o probablemente nos están compulsando por incapacidad reiterada y sostenida —y de cara a lo convulso que está el mundo en la actualidad—, a que tomemos las calles para que escuchen nuestras necesidades y demandas.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Las calles de todos

  1. Omg! this one is just wicked! :-))

    Me gusta

  2. Good Day man very cool sharing

    Me gusta

  3. Some times its a pain in the ass to read things blog creators wrote and yet this one internet site is honestly member appealing! .

    Me gusta

  4. gartenlauben dijo:

    We have browse various wonderful material right here.

    Me gusta

  5. i’ve threaded it properly and i’m attempting to hem a skirt, the needle moves nevertheless the fabric isn’t being sewed… but as i tried sewing up my trousers, it worked… though on the rear side the threading looked messy… what’s wrong??.. by the way my sewing machine is a small portable one. i’m a beginner.

    Me gusta

  6. I want to start a blog called “Sewed by the particular Belle” (based on “Saved with the bell, ” since I’m sewing and i am Isabel/Belle. I was just wondering should it be incorrect to use “sewed. ” I may have learned that it’s more common to use sewn, but that isn’t as similar with “saved” as made… I hope you can guide me: ).

    Me gusta

  7. Kenny Becket dijo:

    I just want to mention I am just new to weblog and really loved your web page. More than likely I’m planning to bookmark your site . You surely come with impressive stories. With thanks for sharing your webpage.

    Me gusta

  8. Pingback: La Cuba de Raúl Castro en la red « Cuba Nuestra: Ùltimas noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s