Homenajes


Dé un clic en la imagen para ampliarla.

Dé un clic en la imagen para ampliarla.

Una representación de los partidos democristianos cubanos participamos en la Ciudad de México, del 1 al 5 de diciembre pasados, en la conferencia internacional «Caminos para una Cuba Democrática» que fue convocada por la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) —de la cual somos miembros— y que auspició la Fundación Konrad Adenauer (KAS), que fomenta a nivel mundial los ideales y vigencia del humanismo cristiano.

El 2 de diciembre, después de una larga y fructífera jornada de debate franco y respetuoso, logramos un importante suceso: el compromiso de los partidos democratacristianos de Cuba de trabajar para lograr una unidad de objetivos y de acción. Con motivo de este hecho emitimos la declaración “Acuerdo de Unidad para el Cambio“, en el que expresamos nuestra conformidad con el quehacer mancomunado entre las cuatro instituciones cubanas que integramos la Odca —una unidad en la natural, necesaria y democrática diversidad—, con independencia de las agendas de cada organización. Por vez primera en la historia de nuestra emergente, aunque proscrita democracia, se concretó este compromiso de concertación ideológica del universo socialcristiano cubano y fue firmado por Armando Peña Guzmán, del Movimiento Cristiano Liberación, Rafael León Rodríguez, del Proyecto Demócrata Cubano, John Suárez, del Directorio Democrático Cubano y René Hernández Bequet, del Partido Demócrata Cristiano de Cuba. Las dos últimas entidades, radicadas en la diáspora.

Como un oportuno homenaje al destacado político y primer canciller federal alemán Konrad Hermann Joseph Adenauer, considerado a su vez como uno de los “padres de Europa”, logramos «construir un espacio dialogístico» o punto de encuentro constructivo para el trabajo conjunto a partir de la honra y enaltecimiento de las coincidencias —que extienden la mano del consenso—, no del predominio de las diferencias, que cierran el puño crispado de la discordia, nos mantiene divididos y marchita la posibilidad de un fuerte y coligado trabajo para la transición hacia la verdadera democracia en Cuba, con estado de derecho, independencia de poderes, reconciliación nacional, respeto a todos los derechos humanos y bien común.

A la conferencia también fueron invitados diversos líderes pacíficos cubanos de la lucha no violenta y representantes de otras filosofías políticas como socialdemócratas y liberales. Se hallaban presentes además, la exjefa de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba, la Sra. Vicki Huddleston, así como académicos, entre los que se encontraban la profesora de la Federal International University (FIU), Marifeli Pérez-Stable, Héctor Schamis, integrante del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), la Asociación Cubano-Mexicana y la corresponsal diplomática alemana Hildegard Stausberg, entre otros.

La Kas y la Odca tenían el reto de facilitar, más allá de la coalición de los democristianos, los espacios que propicien la coincidencia en asuntos de interés patrios de parte del movimiento opositor cubano y la confluencia de las organizaciones y activistas de la sociedad civil de Cuba y su diáspora que asistieron al cónclave. Dado lo apretado del itinerario —apenas cuatro días—, desconocíamos si se concretaría un abrazo cívico político de esa magnitud. Sin embargo, la avenencia en asuntos de interés común y la transparencia del debate, posibilitaron que se consumara y diera a conocer a través del documento titulado igual que la conferencia: “Caminos para una Cuba Democrática”, que fechamos el 4 de diciembre.

Un espacio para la presentación de proyectos, retroalimentación e interrelación de instituciones y miembros de la variopinta sociedad civil cubana, parecía rendir homenaje en el primer aniversario de su desaparición física, el 5 de diciembre, al abogado y político Nelson Mandela, ícono inclaudicable en la lucha contra el apartheid en Sudáfrica. También, para conmemorar la proximidad de los 118 años de la caída en combate —7 de diciembre de 1896— de Antonio Maceo, uno de los líderes más destacados en la lucha por nuestra independencia.

Frente a los disensos, fragmentaciones y malas interpretaciones e intenciones del gobierno totalitario cubano y sus voceros, triunfan el privilegio a los valores democráticos que queremos y defendemos los democristianos cubanos y que acontecimientos como los ocurridos en México, ratifican que son válidos para el presente y el futuro de nuestra patria. El humo blanco que anuncia el advenimiento de nuevos escenarios convergentes en la diversidad política cubana parece decir: Habemus consensus para trabajar juntos en el apoyo a los proyectos de todos en la búsqueda de la convergencia creciente de criterios y acción por y para nuestra amada Cuba. ¡Gracias a Dios!

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s