Bañar al rebaño


Clic en lClic en la imagen para agrandarla

Clic en la imagen para agrandarla

En las tiendas cubanas que venden en moneda convertible están ofertando jabones provenientes de Brasil. Son tan grandes que casi no caben en una jabonera ni en la mano, y el papel que los envuelve no dice en ninguna parte que sean “de tocador”. Cada uno cuesta el nada módico precio de $0,95 —aproximadamente 1,10 dólares estadounidenses— del dinero con que no les pagan a los trabajadores, aunque ya, como un favor experimental habilitaron algunas tiendas en las que se pueden comprar con cualquiera de las dos monedas que circulan en Cuba. ¿Será jabón de lavar lo que nos venden los “buena gente” del ministerio de comercio interior para bañarnos a los que a veces compramos en esos comercios?

A lo mejor el jabón es multipropósito y también lo usan para bañar a las mascotas en el país sudamericano, pero estoy segura de que si así fuera, formaría parte de una amplia variedad de diferentes marcas y calidades. Aquí, sin embargo, el monopolio estatal lo expone en una limitada y casi nula oferta para los compradores. En Cuba todas las tiendas son del gobierno y como no hay competencia, somos víctimas de una política de precios oficial cuyo mercado está enrarecido, enfermo y también es abusivo.

El jabón apenas tiene perfume y su nombre es Anafont. No sé si en la fuente brasileña de Ana usarán ese madero ni cuál será su precio, lo que sí intuyo es que si aquí lo compraron en grandes cantidades, les debe haber salido más barato. ¿O acaso fue parte de un convoy comercial? ¿Por qué equiparan su valor al de otros de más calidad? Es posible que en el monto incluyan el exagerado y nada ergonómico tamaño que hace que se nos vaya de las manos. Puede ser también que sus dimensiones estén diseñadas para facilitarles los actos de sodomia a una parte de los reclusos en la cárceles cariocas.

Está establecido que la población pague cada CUC a 25 pesos cubanos en las casas de cambio estatales destinadas a ese fin —al menos existe la posibilidad— en este país vitrina donde los salarios son una alegoría. Es más lógico y probable que el objetivo final —como viene sucediendo en la práctica—, sea el de continuar azotando a los cubanos de adentro para extorsionar, exprimir y que envíen más remesas los que viven afuera.

Parece que en el comercio, igual que en otros aspectos, las autoridades totalitarias pretenden que los cubanos continuemos pasivamente agachándonos para ver como nos violan sistemáticamente nuestros derechos.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Bañar al rebaño

  1. josefina lopez dijo:

    se me olvido decirte que es un jabon de glicerina.. o sea.. sirve para todos.. y debe haber sido un sobrante o un detallito lucrativo para ”alguien” a kien le guardaron su comision del lado de alla…

    Me gusta

  2. josefina lopez dijo:

    este jabon es de una empresa ”rara’ que se llama POA de rio grande so sul. parece una empresa muy exactamente creada para esta eventualidad puesto que tiene una web muy mala
    esto debe ser algun ”negocito” de algun hijo de papi..

    Me gusta

  3. Pingback: Bañar al rebaño | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s