Arroz con intriga


Gráfico descargado de Wikipedia.org

Gráfico descargado de Wikipedia.org

Con cadáveres de gusanos, diversa basura terrestre, piedras rompe-dientes y algún que otro fragmento de roca lunar, comenzaron a vender desde el 30 de noviembre en las bodegas de la Víbora —como en las demás—, la exigua cuota de arroz que “nos toca” para diciembre por la libreta de racionamiento. Irónicamente eligieron este mes —cuando muchos celebran cenas familiares por Navidad o fin de año— para salir de una parte importante de un cereal que por su suciedad y color grisáceo más bien parece rollón del que usan para alimentar a las aves. El encargado del establecimiento donde “me toca” comprar, dice que la gramínea es pinareña y que la distribuyeron en todo el municipio 10 de Octubre para los consumidores.

Fui a otra bodega y me recitaron el mismo guión. Ante mi reclamo, me llamó a un lado un vecino para reprocharme que con mi actitud quizás provoque que un funcionario oportunista trate de buscarse méritos al proponer una asamblea de varias horas de cantaleta para aclarar el esfuerzo que realiza el estado cubano para ofertarle mensualmente ese grano a la población. Que quizás hasta un grupo de ciudadanos espontáneamente terminen gritando consignas y agradeciéndole al gobierno a través de sus granjas avícolas, porcinas o a cualquier otra que haya facilitado al ministerio de comercio interior semejante cochinada para su distribución. Dificultan la vida de los cubanos con productos de mal aspecto y pésima calidad, ya que demoran el trabajo del hogar y agotan más a los que procesamos los alimentos para el consumo familiar.

Lo que más irrita es que hasta hoy no han distribuido arroz “liberado” para que compremos sin restricciones lo que nos apetezca o podamos pagar. Como siempre, la alternativa arrogante de “lo comes o lo comes” como si fuéramos cerdos, deja a los ciudadanos en indefensión. La indignación silenciosa de los consumidores consumidos de desidia del área —parece que los cubanos tenemos un pacto de silencio ante los abusos gubernamentales— cuestiona susurrante si sucedería con el arroz lo mismo que con la papa; que una gran donación gubernamental a Bolivia la hizo desaparecer del mercado nacional —solo apareció ocasionalmente— durante casi todo el 2013.

Una vecina de la tercera edad trata de consolarme diciéndome que “cocina y sabe bien”, pero la verdad es que después de perder tres horas limpiándolo, poco me importan su sabor, cualidades o procedencia.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s