Demanda humanitaria


  1. En las últimas semanas hemos conocido algunas informaciones difundidas por medios en los Estados Unidos de América, con relación al tema de la posibilidad de comercializar en este país medicamentos producidos en Cuba, especialmente el Heberprot-P, utilizado en el tratamiento del pie diabético. Por otra parte, las autoridades cubanas continúan manifestándose sobre los obstáculos que enfrentan para comprar determinados fármacos e instrumentos médicos producidos en los EE.UU., debido a las restricciones ocasionadas por la política de embargo a la isla.

  2. Alrededor de este asunto se han creado diferentes estados de opinión, tanto a favor como en contra, desestimando las urgencias de quienes prioritariamente deben ser considerados: los enfermos de diabetes en los Estados Unidos que podrían ser tratados con el Heberprot-P evitando, en algunos casos, peligrosas amputaciones de sus extremidades y de pacientes que en Cuba no pueden acceder a tratamientos para curarse o mejorar su calidad de vida, porque algunos medicamentos e instrumentos especializados producidos en los EE.UU. no pueden ser adquiridos por Cuba.

  3. Ante cualquier reflexión sobre esta problemática es importante tomar en cuenta los artículos 12 y 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la “Declaración sobre la utilización del progreso científico y tecnológico en interés de la paz y en beneficio de la humanidad” de las Naciones Unidas, entre otros.

  4. Por todo esto, los abajo firmantes, cubanos y cubanoamericanos, miembros de organizaciones independientes de la sociedad civil y ciudadanos en general, afirmamos nuestra determinación de apoyar, desde una visión del respeto de los derechos humanos, el análisis posible que permita ampliar todo lo relacionado con los intercambios científicos en las esferas del desarrollo de medicamentos y técnicas médicas. Del mismo modo, la comercialización de medicinas e instrumental especializado para estos fines, en aras de satisfacer las necesidades médicas asistenciales de las personas que necesitan ser tratadas en ambos países.

Julio Aleaga Pesant — Periodista independiente
Hildebrando Chaviano Montes — Periodista independiente
Manuel Cuesta Morúa — Arco Progresista
Siro del Castillo Domínguez — Solidaridad de Trabajadores Cubanos
Gisela Delgado Sablón — Bibliotecas independientes
Eduardo Díaz Fleitas — Alianza Democrática Pinareña
Reinaldo Escobar Casas — Periodista independiente
René Hernández Bequet — Partido Demócrata Cristiano de Cuba
Rafael León Rodríguez — Proyecto Demócrata Cubano
Susana Más Iglesias — Periodista independiente
Eduardo Mesa — Centro Emmanuel Mounier
Marcelino Miyares Sotolongo — Partido Demócrata Cristiano de Cuba
Héctor Palacios Ruiz — Unión Liberal de la República de Cuba
Oscar Peña — Movimiento Cubano Pro Derechos Humanos
Pedro Pérez Castro — Solidaridad de Trabajadores Cubanos
Rosa María Rodríguez Torrado — Proyecto Demócrata Cubano
Wilfredo Vallín Almeida — Asociación Jurídica Cubana

Noviembre de 2013

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Demanda humanitaria

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Más allá de creer o no creer en tal o cual medicamento o producto fabricado en la isla, bajo las órdenes del régimen, la desconfianza que surge esta exportación, como todos los negocios, puede o sirve para financiar al gobierno castrista. Nos encontramos en la discusión si dejar que se comercie y así permitir que la “revolución” siga financiándose o cortamos toda vía de ingreso de dinero a las arcas del gobierno o vemos con buenos ojos, tanto humanitario y comercial, este posible intercambio de materiales médicos con EE.UU.
    Para apoyar la primera opción deberíamos, a mi entender, cometer el error de separar al gobierno del pueblo, darle un espacio diferente, un lugar alejado el uno del otro. Deberíamos convencernos de lo que le pase al gobierno no puede afectar al pueblo, afirmando que el desabastecimiento del gobierno no implica el desabastecimiento del pueblo y por ende su sufrimiento. Si elegimos la segunda opción pondríamos ante todo el bienestar del pueblo, la posibilidad de implementar mejoras en el sistema de salud más allá de si le sirve o no al régimen como propaganda.
    Adhiero a la propuesta y apoyo toda medida que sea en beneficio del pueblo cubano.
    Abel González

    Me gusta

  3. josefina lopez dijo:

    Tal vez parezca deshumanizada pero yo no creo para nada en el medicamento, por que es mas.. yo no creo para nada en ninguna informacion que venga del gobierno de Castro.Supe de los que se inocularon el sida, estoy algo enterada de que el PPG no era nada nuevo, de que la estreptoquinaza tampoco lo era. He oido a lo largo de medio siglo a Castro ANUNCIANDO UN NUEVO DESCUBRIMIENTO y despues SILENCIO TOTAL.
    siento mucho no creerme el cuento del heberprot, hay decenas de medicamentos para la ulcera del pie diabetico.
    Uds me diran,,, por que he de creer algo al mas grande mentiroso de la tierra?

    Me gusta

  4. Ivette dijo:

    y dónde se puede firmar? o sólo esas personas son las que deben/pueden firmar? no sería mejor mostrar un mayor número de firmantes (cubanos, cubanoamericanos o de cualquier otra nacionalidad)?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s