Western calabazas


No voy a abordar una trama cotidiana relacionada con el género cinematográfico o literario que sustantivó uno de los puntos cardinales en los Estados Unidos, sino a esa compañía histórica que ofrece servicios financieros y comerciales llamada Western Union.

Hasta hace algo más de tres meses, si algún familiar o amigo del exterior avisaba por teléfono que pensaba mandar “una ayudita” por esa vía a un cubano de adentro, los de aquí tenían la posibilidad de llamar a una de las oficinas de la Western y dar su nombre o el del remitente del envío para ver si ya estaba el depósito anunciado e ir a cobrarlo. Desde principios de julio hay que tener el número de la transferencia para recibir el dinero, si no te “dan calabazas” por teléfono o personalmente, aunque lleves todos los documentos y carnés que evidencien que eres el beneficiado.

Me molesta la sospecha de que esa medida sea el resultado de la gestión conjunta de las que trabajan en los puntos de la W. U. de la capital cubana —casi siempre una fémina—, pues todas las que conozco están enclavadas en comercios dolarizados y “está establecido” que las empleadas de esas oficinas simultaneen su trabajo con el de la tienda. Como es natural, les resulta más estimulante y conveniente económicamente a las de la Western trabajar con los que van a gastar a la tienda, que a los que se dirigen a sus oficinas a cobrar y que saben por sus familiares cuánto les costó hacer el envío.

Fui hace unos días a la sala de navegación o “ciber sin café” del Casino Deportivo para enviar un correo y allí me encontré con una anciana que me pidió ayuda. La informática no ha llegado aún a sus entendederas y a sus dedos artrósicos y desconocía cómo hacerse una cuenta de email para que su hija que reside en el exterior y la subvenciona económicamente, le mande el número de la transferencia. Le escribí en un papel su nombre de usuario y contraseña y se marchó muy agradecida, pero me dejó con la duda de si la próxima vez encontrará a otra persona dispuesta a dejar de lado su gestión comunicacional para socorrerla informáticamente.

¿Qué harán ahora los viejecitos cuyos familiares acostumbran a enviarles con regularidad una remesa del exterior? (En la Cuba socialista y contemporánea decir «remesa del exterior» es casi una redundancia). Sin dudas, el benefactor deberá llamar, con el consiguiente gasto telefónico para dar el número de la operación financiera y que el favorecido pueda recibirlo. ¿Y los viejecitos que padecen avanzadas cataratas, glaucoma, el mal de Parkinson u otra enfermedad degenerativa que les impida hacerlo? ¿Y los débiles visuales? Con tan pocas computadoras con acceso a internet en Cuba, esa medida contra una parte de la población es un abuso tan grande que raya en el desprecio.

Parece que cuando el dinero ya forma parte de las arcas bancarias del gobierno, nada le preocupa a este la suerte que corra para llegar a sus destinatarios, si está en las únicas manos que realmente le interesa al estado cubano: las suyas.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Western calabazas

  1. Reitero tu pregunta, Rosa. ¿Quién se queda con el dinero?

    Me gusta

  2. armand172126 dijo:

    GRACIAS, INFINITAS GRACIAS POR ILUSTRARNOS SOBRE LA REALIDAD DE LO QUE ACONTECE AL RESPECTO; YO, COMO MILLONES MAS, TENGO ALLEGADOS, QUE SI NO ES POR NUESTRO APORTE, MUEREN DE HAMBRE. POR ” POQUITO “, CAEMOS EN ESA OTRA TRAMPA DE LOS ALI-BABA Y SUS CUARENTAMIL TRANSFUGAS. GRACIAS.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s