Lauros, Laura


Hace dos años que Laura Pollán abandonó su presencia física y se volvió eterna. Ahora está en la Parroquia de Sta. Rita, en el paseo de Quinta Avenida y en muchas calles habaneras que la vieron caminar invencible empuñando su pacífico gladiolo. Está también en su familia, que vivió y vio crecer su ejemplo de mujer pequeña que reclamaba la liberación de los presos políticos y los derechos de los cubanos en general y se enfrentaba a las turbas paramilitares cual gigante. Está en el mundo, que siguió su valiente camino ciudadano y la distingue y recuerda con el respeto y la dignidad que merece, y está también en todos los que le rendimos tributo a viva voz de los medios o en el anónimo silencio de nuestro pensamiento. Desde sus ojos claros nos dio la claridad de un camino que se acorta cada día más para instituir verdaderamente el respeto a los derechos fundamentales de toda la sociedad y democratizar a nuestro país. Ella contribuyó con su entereza y esfuerzos a lograr la disminución de esa distancia y a que los decadentes inmovilistas del gobierno liberaran —aun con la figura legal de su elección— a los prisioneros políticos cubanos que habían sido condenados a penas descomunales por disentir pacíficamente de la dictadura castrista.

Este 14 de octubre conocimos de un nuevo acto represivo, intransigente y abusivo por parte del gobierno cubano hacia las Damas de Blanco. La irrupción violenta de bandas progubernamentales en Neptuno #963, la sede de la organización que fuera la casa de Laura, cuando estas se disponían a realizarle un homenaje por el segundo aniversario de su deceso, es una prueba de cuánto se esfuerzan algunos dirigentes oficialistas por alimentar la fábula infantil de “la justicia ciudadana” que defiende “espontáneamente” al gobierno ineficiente que arruinó a Cuba y que ‘se sacrifica’ en el cargo desde hace más de cincuenta años. Esa bien elaborada, aunque indigna estrategia de enfrentar a la sociedad contra sí misma, es una patraña diseñada para amedrentar al pueblo, mantenerlo paralizado y ellos continuar ejerciendo fácilmente el poder y el control.

Entre los años 2010 y 2012 perdimos a varios compañeros de lucha. Fueron tres años consecutivos que hicieron que el mundo mirara más atentamente hacia nuestro país y se preocupara por esas oportunas defunciones para el régimen cubano. Laura se nos fue en el 2011 y el futuro de Cuba aún se dirime entre los cambios impostergables que necesariamente vendrán, los mínimos propuestos hasta ahora por la gestión de Raúl Castro, que no solucionan los grandes problemas de Cuba y los virtuales, que el gobierno se empeña en tratar de realizar para mantenerse o reciclarse en el feudo que heredarán a sus familiares e incondicionales de la más alta nomenclatura militar.

El 2013 casi termina y despeina sus canas para Cuba con verdaderas y falsas señales que elaboran las autoridades con el propósito de confundir a la comunidad internacional, pero sobre todo con el fin de evitar que la alta dirección del país cambie de manos. Laura, como muchos, lo sabía, por eso desde el campo de flores donde su hija la esparció se alza alerta, combativa y victoriosa, y su ejemplo se multiplica y masifica en otros muchos jardines de gladiolos en marcha permanente por instaurar un auténtico estado democrático de derecho en Cuba, e impedir que otro grupo de hombres deshonestos secuestre el gobierno del país.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lauros, Laura

  1. Abel Gonzalez dijo:

    Pequeños cambios se están dando en Cuba, cambios obligados,se devuelven derechos que nunca se deberían haber suprimido. Pero también hay quienes salen a hacerles el juego a los Castro, quienes se ponen el traje de juez para señalar a quienes creen pro o anti revolución, es muy gracioso ver como el gobierno dice y señalan a los pro-norteamericanos y del otro lado, nuevo acción no temo en decirlo, apuntan a las mismas personas pero como pro-castristas. La disidencia debe trabajar por el único mismo fin, la libertad de Cuba, estos que solo se didican a crear sitios web para criticar a otros Cubanos no hacen más que ayudar a los Castro.
    Saludos,
    Gracias por volver
    Abel Gonzalez

    Me gusta

  2. Alejandro dijo:

    Que bueno que reapareces, te estábamos extrañando. Continua con tu psicoterapia bloguera.
    Mucha Salud y Suerte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s