Maleconazo


Tomado de Cubadebate.cu

Tomado de Cubadebate.cu

Este 5 de agosto se conmemoran 19 años del maleconazo. El rumor convertido en pólvora de que estaban llegando al malecón habanero embarcaciones procedentes de los Estados Unidos para trasladar a cubanos hacia ese país, movió a cientos de personas —conocedoras del éxodo del Mariel en 1980— para la costa norte de la capital de Cuba con la intención de emigrar hacia la democrática y solidaria patria de Lincoln. Muchos manifestaron así sus deseos de vivir en libertad y también con expresiones públicas, su descontento hacia el caudillista gobierno cubano que ya por entonces tenía 35 años.

Como en muchos disturbios que surgen de forma espontánea y en los que no hay demandas concretas ni existe un claro objetivo preestablecido y coligador, los vándalos de la policía política cubana se mezclaron con la multitud, rompieron vidrieras de comercios y ocasionaron varios daños. Pensamos entonces —como ahora—, que habían sido debidamente instruidos y orientados por “sus canales” para que tomaran la iniciativa de desprestigiar y minimizar internacionalmente el impacto de aquella protesta cívica. Un dispositivo policial que parece tener previstos todos los escenarios posibles y sus respuestas rápidas preestablecidas para cada acción social. Más tarde, cuando el refuerzo de las autoridades llegó en vehículos con militares vestidos de civil y paramilitares armados de cabillas a “fajarse” por el gobierno, “los bárbaros” se pasaron de bando y gritaban igual que los represores las mismas consignas “revolucionarias” de hace cincuenta años. Así se apagó la protesta antigubernamental más grande que ha registrado la historia después de 1959.

Casi veinte años después, aún continúa la dinastía Castro en el gobierno, con Raúl al frente (¿o al costado?) y con una intolerancia política que se asemeja más a la rigidez de un rigor mortis sistémico. Conocedores de la celeridad y diversidad actuales a escala global, han tenido todo el tiempo para preparar su cambio ante los ojos del mundo: un maleconazo gradual y controlado que les gane 19 años más para ellos y sus familiares. ¡Ojalá que tanta tozudez e irresponsabilidad políticos no le cuesten a nuestro noble pueblo una irreparable fractura nacional!

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Maleconazo

  1. Que pena, Rosa, que siga Cuba todavía esclava.

    Me gusta

  2. Frank dijo:

    Palabras elocuentes que no dejan olvidarse del valor de los verdaderos cubanos y del despotismo de los que avasallan a sus propios hermanos. La historia y la mente de los hombres capazes no olvida. Gracias por tu blog… Desde Miami Te saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s