Cárcel abierta y mentes cerradas todavía


La nueva ley migratoria que entró en vigor el 14 de enero de este año, nos devolvió el derecho a viajar a la mayoría de los cubanos, aunque es un derecho eufemísticamente recuperado, pues solo una minoría privilegiada puede sufragarse un viaje al extranjero.

Ahora muchos se preguntan si la cerrazón y violación por más de cinco décadas de ese derecho inalienable tuvo alguna justificación de seguridad nacional, política, o si fue un simple capricho, pues desde enero vemos que opositores al régimen han salido y entrado libremente a nuestro país y ¿qué pasó? ¿Qué estrella se cayó? Ni siquiera una de las existentes en las charreteras de los que nos oprimen. Tantos años de secuestrarnos entre otros, el derecho a viajar, y ahora no son pocos los que se cuestionan si tantas restricciones y abusos sucedieron solo para reafirmar el poder, dominio y sometimiento dictatoriales.

Dos constantes predominan en el diálogo social sobre el tema: una, es que nadie percibe salarios acordes al nivel de vida actual en Cuba que le permita autofinanciarse una excursión a cualquier coordenada allende nuestras fronteras —ya resulta bastante caro hacerlo dentro del territorio nacional— y la otra, es la dependencia de que nos costeen el tour desde el exterior. No son pocos los que comparan esta situación con el suceso histórico de la abolición de la esclavitud y las actitudes de aquellos primeros libertos, que no sabían qué hacer con su nueva condición, y cómo costearse sus gastos al convertirse en un trabajador asalariado.

Tanto apretaron el cuello de la sociedad cubana durante años, que no dudo que también revisen, rectifiquen y les permitan a los excarcelados con la figura de “licencia extrapenal” que fueron sancionados a exageradas penas en el 2003, que igualmente puedan viajar al exterior, ya que solo le deben al estado, no a la sociedad, el ensañamiento puntual de un grupo de dictadores que como mayorales en tiempos del coloniaje, aún persisten en poner en el cepo de la falta de libertades a los cubanos y pisotearles sus derechos.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cárcel abierta y mentes cerradas todavía

  1. Estimada, desde Argentina siempre los sigo, y me pregunto (sobre la posibilidad de salir de la isla) porque si los titulares de los periódicos del mundo titulaban “EN CUBA, LES DEVUELVEN EL DERECHO A VIAJAR AL EXTERIOR” porque la comunidad internacional aprueba como un beneficio la posibilidad de viajar en vez de condenar al gobierno de la isla por haber suprimido ese derecho, entre tantos. Los cubanos si, pero los demás países deberían festejar? no es algo natural, el poder moverse, ir, venir, salir y entrar? Nadie, seguramente, me podrá explicar porque la comunidad internacional decide una y otra vez mirar hacia otro lado cuando se habla de derechos humanos y Cuba.
    Saludos,
    Abel Gonzalez
    Buenos Aires
    Argentina

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s