Lo que sorprende y lo que no


Imagen hallada en http://www.diariodeleon.es

Imagen hallada en http://www.diariodeleon.es

Ya había leído en un trabajo periodístico de un compatriota del interior de Cuba, que el intérprete y músico salsero Isaac Delgado, “el chévere de la salsa”, había visitado nuestro país y ofreció su arte junto a Silvio Rodríguez en la barriada de Santo Suárez. El hecho, a pesar de acontecer calladamente en los medios nacionales, ha despertado suspicacias entre los cubanos que nos enteramos; pero hay —y parece que habrá— más. La noche del 6 de abril esperaba la proyección demorada de una película, pero como la programación televisiva estaba tan mala como de costumbre, me dediqué a saltar ansiosa entre los seis canales “montada” en el control remoto y me detuve en el 6 (Cubavisión) sorprendida por la imagen ante mis ojos: se trataba de la presencia de Malena Burke, que actuaba en el Festival Boleros de Oro, que en esta ocasión lo dedicaron a su madre, la fallecida cantante Elena Burke, más conocida por “la señora sentimiento”.

Lo que alcancé a ver de su actuación me gustó y lamenté no haber visto el espectáculo desde el inicio, pues hace alrededor de tres décadas que no disfrutaba de las interpretaciones de esa “hija de gata” que se fue de aquí, pero no de Cuba. No obstante, no dejo de recordar las diatribas históricas esgrimidas por las autoridades y sus voceros contra los cubanos que abandonaban el país. ¿A partir de cuándo los visitantes recientes dejaron de ser apátridas? Claro que cualquier tentativa de flexibilizar relaciones, limar asperezas, respetar diferencias y acortar distancias es positivo y lo apruebo, más aún si se trata de personas nacidas de un mismo útero patrio, pero ¿cuándo dejarán viajar libremente a nuestra casa común al resto de los artistas cubanos que quieran hacerlo y a todos los emigrados en general?

Si la presencia de esta artista cubana constituyó para mí una sorpresa, la coacción implícita del gobierno —que trata de influir en el comportamiento de los emigrados cubanos—, no lo es. La nueva ley migratoria entró en vigor el 14 de enero para los cubanos del archipiélago, pero no para los que residen en el exterior. ¿Por qué? Lo que justifican como una selección, no es más que injustificable y violatoria discriminación. En definitiva, muchos sospechamos que esa ley no es un acto de justicia hacia la sociedad cubana, más bien está orientada a lavar el rostro dictatorial de las autoridades, que se han propuesto “encantar” a la administración estadounidense para que normalice sus relaciones con Cuba.

A nadie sorprende la fórmula que hasta ahora les ha aplicado el gobierno a los emigrados, la cual les impide viajar a Cuba si están involucrados en asuntos políticos, salvo muy puntuales excepciones. Hasta tanto los «amos de llave de la patria» no partan del respeto a la diversidad de opiniones, difícilmente se correrán los cerrojos para abrirles las puertas del hogar nacional a todos los cubanos.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s