La paz nuclear


Imagen de Wikipedia Kiwix (offline)

Imagen de Wikipedia Kiwix (offline)

Desde hace tiempo Corea del Norte parece que “reajusta su corteza bélica” y aumenta sus “sacudidas” verbales y tensiones en general. El discurso sube el tono diplomático y las amenazas se incrementan. Aducen que los contrarios son los provocadores, porque están haciendo maniobras militares conjuntas con los Estados Unidos, pero todo parece indicar que se debe al hambre que padece su pueblo, a la incapacidad del gobierno para solventarla y a la reafirmación de un presidente dinástico, que llegó a los grados y al cargo por méritos de sangre y necesita consolidarse moralmente ante su ejército.

La ocupación militar japonesa terminó en 1945 y Corea quedó dividida en dos por el paralelo 38: la parte norte, ocupada por la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y la del sur por el ejército de los Estados Unidos. En 1950 el abuelo Kim Il Sung, apoyado por China y Rusia, invadió el sur de la península, lo que le costó la guerra con las Naciones Unidas. En 1953 firmaron un armisticio que le dio fin a la contienda bélica, pero oficialmente ambos países siguen en guerra, pues no han rubricado un tratado de paz. Esta es amenazada siempre, pero está más en peligro cada vez que hay un caudillo antidemocrático al frente de un país, apoyado por un personal oportunista que no quiere que nada cambie para mantener su standing. Son los fabricantes de prebendas, los repartidores irresponsables de miseria, que señalan el fantasma de conflicto en todas partes para mantener incólumes sus intereses. Por malas decisiones originadas en la República Popular Democrática de Corea —fundamentalmente las dictaduras acostumbran a destacar su carácter “democrático” en el nombre del país—, la especie humana está acercándose al precipicio de una guerra. Ya en Cuba padecimos ese estrés en 1962 y el sismo geopolítico ocasionó graves tensiones a nivel mundial. Hoy, con la tenencia de armas de destrucción masiva por parte de norcorea, la amenaza se transforma en conclusivo ultimátum.

El uso de la fuerza es un instinto y comportamiento animales que la humanidad aún asume a pesar de su carácter racional. Espero que en esta ocasión, como en otras, prevalezca una vez más la cordura y el espíritu de sobrevivencia, y que en el futuro cercano ningún país del mundo vuelva a ser víctima de caudillos irresponsables, que con tal de “enviar mensajes” a sus subalternos, aliados internacionales y enemigos, y para mantenerse en el poder, amenacen la paz mundial.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s