Conspirar con impunidad


Pintar una denuncia y pedir ayuda

Dé un clic en la imagen para verla ampliada

En Cuba, lamentablemente, cualquiera con un carné del partido comunista, un cargo que le atribuya una sustanciosa cuota de poder y trastornos en la personalidad que lo predispongan a cometer abusos de autoridad, puede conspirar contra un ciudadano indefenso y despojarlo de su propiedad. Si hay intereses económicos —en recursos o monetarios— por el medio, el evento patina con más aliciente y celeridad.

El caso de Yamile Bargés Hurtado (YBH) lo conocí en noviembre y me sensibilizó e instó a escribir «Si no está podrido, ¿por qué huele mal?», en el que abordo con tacto un asunto peliagudo y del cual desconozco todas las aristas, pues no he participado en las vistas jurídicas ni he escuchado los alegatos del demandante, su abogada defensora, la otra familia afectada u otros letrados. Sin embargo, como el proceso para desalojar a Yamile del apartamento del cual es propietaria y para el que permutó hace diez años con la titular anterior ha sido traumático y se ha extendido por cinco años, nos permite descubrir contradicciones, omisiones convenientes y obstrucciones oportunas que empañan la debida transparencia y el buen desempeño del mismo.

Recapitulación

Baltazar Toledo Rodríguez era el encargado o conserje del edificio ubicado en 3ra. # 355, e/ Paseo y 2 y estaba casado con Teresa Luisa Rivero Domínguez. Se les asignó —o se autoasignaron ellos, pero eso es irrelevante— una minihabitación en un espacio adjunto a una de las cocheras de la edificación por ese concepto. Otros apartamentos tienen sendos garajes debajo de los mismos, pero parece que a nadie por entonces le interesaba aquel. Con el decursar del tiempo, crearon mayores y mejores condiciones habitacionales; crecieron, como era de esperar, hacia el garaje y este terminó siendo el “modesto y pequeñísimo” apartamento —lo entrecomillo para resaltar que hablo de un espacio reducido, no de una propiedad horizontal— que con los años el organismo competente reconoció como legal e hicieron titulares al matrimonio. Al fallecer Toledo Rodríguez en 1998 —abuelo del demandante Eleazar Yosvany Rivero Toledo—, su señora que era copropietaria, actualizó su status ante la Dirección Municipal de la Vivienda y se adjudicó la propiedad como única titular. En el 2003 Yamile permutó con la viuda y remodeló y amplió su nueva morada con enormes esfuerzos y costos para lograr un dormitorio para su hija. Todo lo hizo —me cuenta la demandada— solicitando las debidas licencias constructivas y añadiendo los nuevos espacios al título de propiedad en la entidad correspondiente: la Dirección Municipal de la Vivienda de Plaza. Mientras todo su quehacer constructivo transcurría, el litigante que reclama el inmueble como «heredero preterido», era testigo ocular de las remodelaciones, pues visitaba con regularidad el domicilio de los altos —el que está justo sobre el de YBH—, considerada por los afectados como el banco de crédito del proceso, cuyos protagonistas ancianos tienen tres hijos en el extranjero y enormes apetencias por obtener ese espacio para sus padres. No fue hasta el 2008 que YBH se enteró de que su casa estaba en litigio desde el 2002 y le anularon la permuta en el año 2009.

Petición anterior a Raúl

Dé un clic en la imagen para verla ampliada

Es cierto que en el momento del intercambio de viviendas el litigante residía —según el carné de identidad— con la viuda de su abuelo, pues algunos testigos alegan que se valió de la argucia que se había separado de su esposa y no tenía donde ir para que esta lo aceptara en el registro de direcciones como cohabitante. ¿Si no tenía para dónde ir por qué no pernoctaba bajo el mismo techo que su abuela política? ¿Por qué no se fue a vivir con ella al Rpto. Bahía? Ella era la nueva propietaria al morir Baltazar Toledo y heredera por derecho.

En agosto YBH, me relata que pintó la sábana que muestra en la imagen de la derecha y con ella se fue al Consejo de Estado para pedirle al presidente cubano Raúl Castro, su intercesión en la injusticia que se comete contra ella. Fue detenida en las inmediaciones de la Plaza de la Revolución, le quitaron la tosca pancarta y la condujeron a una estación policial en la que la retuvieron por varias horas.

A partir de noviembre

En noviembre de 2012, debido al silencio de las «diestras» autoridades nacionales a las que se dirige y al inmovilismo “siniestro” de las mismas, YBH hace pública su causa y comienza a redactar cartas denuncias a personalidades y entidades internacionales. Igualmente acudió a mí y a otras personas de la sociedad civil alternativa en Cuba. Sin embargo, la desesperación e inseguridad que ha experimentado durante estos cinco años de inmerecida e injusta querella, no mellaron su simpatía por el modelo que lidera el hermano menor de los Castro, aunque tampoco de él o de sus oficinas, ha recibido respuesta a sus misivas.

El 6 de diciembre de 2012 citaron una vista para «escuchar a todas las partes» con el objetivo de ‘que esto sea un proceso transparente’. ¿A esas alturas, cuando ya había fallado el tribunal supremo y la amenaza del desalojo pende sobre la estabilidad de dos familias? ¡Transparente en negritas!, porque la relación que se observa entre la abogada demandante y la jueza con la familia de los altos salpica de sospecha cualquier actitud desprejuiciada que se quiera tener. En esa citación alegaron que de cualquier manera, la ejecución se llevaría a cabo. ¿Para qué la cita entonces? ¿Para calmar los ánimos?

Yamile se retiró de ese circo que buscaba únicamente legitimar las actitudes “jorobadas” de algunos licenciados en derecho. Ni entonces, ni ahora, fue represaliada con algún requerimiento —mucho menos una multa— por haber desacatado a la sala al marcharse de allí sin que la hayan autorizado y sin que finalizara aquella dramatización jurídico teatral. Algunos expertos consultados sobre el caso, se escandalizan por tantas arbitrariedades, malos tratos, coacción, omisiones oportunas y obstrucciones convenientes que han manchado la salvaguarda de los derechos de vivos y muertos.

Y el transcurso de los días los acercó al desasosiego e indefensión, pues por un eufemismo legal cubano llaman ‘extracción forzosa’ al desalojo para minimizar el impacto que tales métodos ocasionan en la sociedad. Esa terminología está maquillada para evitar que la relacionen o comparen con los desahucios que suceden en otros países —los que las autoridades cubanas denuncian como en franca campaña política— y para distanciarla también de la histórica y sobreexplotada propaganda con que los líderes del régimen acusaban a la dictadura anterior, cuando expulsaban a los campesinos de sus pobres bohíos con sus pertenencias y familiares. Más allá del lenguaje profesional o definición legales, hasta la figura penal constituye el súmmum de la manipulación.

Paréntesis

Seguros de que la demanda no avanzaría, los herederos de Teresa Rivero Domínguez, dejaron correr los eventos, pues estaban pensaban que era cuestión de tiempo que las leyes se aplicaran de acuerdo a derecho. Pero al ver que los tribunales parecían parcializados contra ellos y Yamile y que posteriormente fallaron contra esta última, decidieron ponerse en acción para tratar de evitar la injusticia.

En abril de 2012 los herederos del Rpto. Bahía contrataron a un profesional de la ley para iniciar un proceso llamado “El caudal hereditario” y determinar quiénes tienen derecho a la vivienda legada por la finada Rivero Domínguez, pues puede concluirse que a Eleazar Yosvany efectivamente, le asista como heredero preterido, pero a una compensación monetaria, no precisamente al inmueble. Ese letrado que les hizo el contrato violó lo establecido, al ceder la causa a otra abogada que la presentó el 20 de diciembre de 2012. Para los demandados, otro eslabón se sumaba a la cadena de obstáculos que evidencian el dolo en los procedimientos. ¿Por qué parece que alguien ha mandado a aguantar el avance del proceso paralelo de los herederos? Como es natural, si se determina que Eleazar Yosvany no tiene derecho a la morada, el caso pierde sentido y todo volvería a la normalidad.

El día del ultimátum

Denuncia saboteada width=

Después de cinco años tratando de despojar a dos familias de sus hogares, tras el fallo del Tribunal Supremo contra YBH, anunciaron para el 5 de febrero el desahucio a Yamile, su hija y a la familia de Bahía heredera de Teresa Rivero. Estos se presentaron en el frente de la casa de Bargés Hurtado, la que exhibía un cartel en una pared que acusaba de corruptas a las letradas implicadas y pedía ayuda al —en este caso— presidente sordo de Cuba.

Un dirigente del área o municipal, envió a dos obreros a que pintaran el muro para tapar un letrero que no tenía ningún mensaje contra el gobierno —aunque si lo hubiera pintado, es su derecho—, sino a favor de la justicia para dos familias. ¿Quién los mandó? ¿Por qué sabotear el trabajo, el tiempo empleado en realizarlo y el coste de la pintura que la familia de YBH compró con su esfuerzo y recursos propios?

Igualmente, las letradas acusadas de corrupción presentes en la “extracción forzosa” subieron a la casa de los que se sospecha que hace tiempo están moviendo los papeles (verdes) para hacer “su jugada” de la cual Eleazar Yosvany es el peón facilitador. Si existía alguna duda sobre el vínculo, ese día se evidenció la relación de ellas con las personas de los altos, cuya señora salió en defensa de las picapleitos, las que en actitudes increíblemente pasivas despertaron mayores sospechas entre los presentes ese día, ya que nada respondieron a los gritos de corruptas de los amotinados. ¿Por qué será?

Las personas interesadas de los altos de Bargés son mayores, pero tienen tiempo y dinero para pensar en cómo ampliarse. Ya lo hicieron hacia la azotea, ahora quieren lo de YBH y quién sabe qué más querrán con el tiempo. Tienen a su favor la supuesta carta de que ‘el viejo’ peleó en la Sierra Maestra, que nadie sabe si es real, pero que a ellos les basta para perjudicar a los demás, amedrentarlos y pisotearles sus derechos.

Hace tiempo YBH y su hija, que estudia en la universidad, se preguntan si la dama de la justicia cubana usa la balanza para pesar los fajos de billetes y si se tapa los ojos para hacerse la desentendida ante el problema que las aqueja. Ambas duermen, pero no descansan realmente, porque lo hacen con un ojo abierto y el oído alerta, para tratar de evitar que las autoridades entren subrepticiamente en su humilde apartamento de madrugada —como si se tratara de una acción del crimen organizado— y así lograr su objetivo de desalojarlas sin la delatora luz diurna y la presencia de un auditorio. No es un temor infundado, pues les han dicho que en situaciones análogas, llega una comitiva con un cerrajero, entran en la vivienda aunque no esté el dueño, suben los muebles a un camión y realizan el atropello con impunidad.

En múltiples denuncias y pleitos colaterales se han acusado de malas prácticas a algunos juristas de este caso y se ha pedido la revisión, investigación e intervención de otras autoridades sin resultados: aún la espada del desalojo pende sobre la seguridad y estabilidad física y emocional de dos familias cubanas, y sobre el prestigio y respetabilidad de las leyes y de los procesos civiles en Cuba.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Conspirar con impunidad

  1. M dijo:

    Como siempre muy claras sus exposiciones y colaborando, socorriendo con sus escritos a las personas que pasan dolor, sufrimiento ante el desamparo y la injusticia. Todo nuestro apoyo a la Sra. Yamilé, conocemos el caso, esperemos lo admitan a revisión y se demuestre que algunos jueces y abogados actúan con total impunidad, ¡¡¡¡basta de abusos¡¡¡¡

    Me gusta

  2. armand172126 dijo:

    Lamentable el caso; pero no extra~a a nadie que suceda semejante cochinada al saber donde esta ocurriendo. No vale la pena abundar sobre el caso antes expuesto, como siempre su exposicion esta bien clara y no es necesario mas indagaciones para saber quienes son los presuntos y verdaderos ” inicuos “, los cuales, en nuestra PATRIA, proliferan como el cancer.!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s