1, 2, 3, 4… ¡el censo!


Logo descargado de: “radiorebelde.cu”

Dicen las autoridades del archipiélago antillano que «en Cuba, contamos todos», y que por eso, del 15 y el 24 de septiembre serán visitadas todas las viviendas del país para acopiar información censal. Comprendo que el censo poblacional es una operación estadística que debe realizarse cada diez años y que es importante para determinar, entre otros, el número de personas que integran un grupo o estado. También, como fuente primaria para obtener otros datos sociales, económicos y demográficos básicos de la sociedad. Pero me pregunto ¿quién contabiliza a los emigrados cubanos dispersos por el mundo y que son parte de nuestra nación?

En días pasados, apareció debajo de mi puerta un suplemento informativo sobre el Censo de Población y Viviendas, realizado por la ‘Oficina Nacional de Estadística e Información’. En él explican a los ciudadanos en qué consiste “esta misión” —el censo— y reproducen los cuestionarios que llenarán los colectores de datos, a los que llaman enumeradores. Destaca, entre otros aspectos, que en la pregunta 16 indaguen cuántos teléfonos fijos y móviles hay en una vivienda. ¿No tiene esas cifras ETECSA, la única empresa telefónica y además estatal, que brinda servicio a todos los cubanos residentes en el archipiélago?

En esta faena censal, como en las dos anteriores hechas por este gobierno, se investigará sobre el estado de los inmuebles y las características constructivas y generales de los mismos. ¡Ojalá que redunde en ventajas para la sociedad! Porque no hacemos nada con saber, por ejemplo, los problemas serios que existen con las casas y con su debido mantenimiento —eso es ya bien conocido y lo arrastramos desde hace años, porque no se le dedicaron los recursos necesarios— si no se designa y asigna una asistencia constructiva sostenida para el remozamiento y rehabilitación del empobrecido fondo habitacional de Cuba.

Recuerdo que la primera vez que este gobierno realizó esa tarea estadística, fue en los años 70, cuando llevaban más de una década en el poder. Hace diez que hicieron el último censo y los resultados no lo propagandizaron entre la población, ni mucho menos se tradujo en frutos o algún provecho para la vida del cubano medio. El desarrollo y la eficiencia no se alcanzan con indagación estatal, sino con voluntad política de los gobiernos, con motivaciones reales para los ciudadanos y estímulos en todas las esferas de la sociedad. Esa debe ser una práctica natural y sistemática, atenta a derecho y orientada siempre al beneficio de todos, no de un grupo. No se transita hacia la modernidad solamente con información y por decreto.

Es bueno mantener el control de los egresos e ingresos que tenemos, ya sea en el orden material o intangible, individual o colectivo. Toda pesquisa demográfica con relación a la totalidad de personas por provincia, municipios, ciudades y diferentes zonas urbanas y rurales —por sexo y edades, nivel educacional promedio, estado civil, población activa laboralmente, etc.—, es importante para desarrollar políticas de gobierno. En esta ocasión, mezclan el censo de población con “los planes económicos y sociales a corto y mediano plazos de manera especial para los lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución que correspondan.” Esta mezcolanza oportunista grafica en mi mente, cual dibujo animado, a un dirigente que en un acto improvisado se acuesta en el fondo de su bote político para parchear o taponear con su cuerpo los huecos del fondo. Pero se está quedando sin extremidades…

Para una sociedad militarizada, deformada por este gobierno en la tradición degradante de que le cuenten hasta la ropa interior cuando va a emigrar, a que le “normen” lo que debe comer o vestir, a que decidan por él qué leer, a que “lo viajen” generalmente según las necesidades e intereses del estado, a que lo vigilen a nivel de cuadra y/o policial, a que le predeterminen qué emisoras de radio escuchar y qué televisora ver, a quiénes desautorizar y quiénes creer; en fin, la hacen una población sumida en la indefensión e indolencia sostenibles que desconoce sus derechos y como resultado, es más fácil de someter y dirigir. Así que contemos: 1, 2 y 3, al “paso chévere” de la dictadura, que para sus manipulaciones y campañas continuistas, pero no para ejercer nuestras libertades fundamentales, «en Cuba, contamos todos».

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a 1, 2, 3, 4… ¡el censo!

  1. Pingback: Cubanos podran viajar a otros países próximamente

  2. Pingback: free xbox points

  3. Pingback: buy edu links

  4. Successful physique builders will tell you which they key to it all is usually to locate the proper plans and programs for you as an individual

    http://sicinius935.posterous.com/how-i-dropped-15-lbs-drinking-4-chocolate-mil

    Me gusta

  5. Loavebefvom dijo:

    The heavier the load the extra intense the contraction

    cytogainer lean muscle maximizer

    Me gusta

  6. Pingback: Cubanos podran viajar a otros países próximamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s