Una historia ordinaria


Imagen descargada de: porunacubaendemocracia.blogspot.com

Creció en la llamada revolución cubana. Su padre simpatizaba con el régimen y su madre padecía abulia política, pero ambos la educaron en el amor a la figura del “máximo líder”, en quién se resumía, por designio oficial, los conceptos de patria, estado y nación. Quizás por ser hija única, de pequeña la exoneraron de las labores domésticas; sin embargo, le infundieron la savia del apoyo incondicional al sistema que “nos hizo libres” y la animaron a participar activamente en las tareas “revolucionarias” escolares. Durante la secundaria y el preuniversitario no faltó a una “escuela al campo”, ni se dejó amedrentar por la lejanía del hogar, el frío o el lácteo en el desayuno sin café, que sabía a humo. A su madre se le torció la columna llevándole pesadas jabas (bolsas) con comida a los campamentos agrícolas para que no pasara hambre, mientras que el padre acumulaba horas voluntarias y diplomas de vanguardia, con la ilusión de ganarse un viaje a los países socialistas para vacacionar con su familia. Siempre “se partieron el lomo” excesivamente, porque vivían en la casa de los abuelos maternos, en el Nuevo Vedado, rodeados de funcionarios de la privilegiada nomenclatura estatal, cuyos hijos, que vestían y calzaban prendas extranjeras, se relacionaban con “la niña” en el vecindario y la escuela.

“Tendrás un futuro mejor”, le decía su madre, que arrastraba el trauma de haber sido llevada con once años a Camarioca por un tío, para ver partir a sus padres, que murieron unos años después en los Estados Unidos, por un accidente. Estando en el pre la hicieron renunciar a su primer amor, porque el joven tenía “problemas ideológicos”, estudiaba inglés y se la pasaba soñando con viajar. Ellos aún recordaban la época de la música subversiva de Los Beatles, la del pelo largo —que paramilitares cortaban en la calle— y los perseguidos signos pacifistas. El periodo en que el diablo gritaba y Dios susurraba clandestino, que nos dañó de intolerancia al estilo soviet. También fue la de los artistas cubanos prohibidos por querer emigrar y los censurados extranjeros que había que escuchar bajito en casa de alguien que tuviera tocadiscos y algún LP. Así, le condicionaron un proceder temeroso y dubitativo en su libertad individual, pues pensaba y actuaba en base a lo que aprobaban las autoridades y su sistema totalizador.

En el verano de 1994, acudió a la playa para ver partir a su prima y amiga más querida, y tras muchos besos y abrazos mojados, alzó su mano de despedida hacia aquel oscuro trasto flotador que como un Titanic de distancia desmembraba a su familia y se llevaba a su coprotagonista con la historia común que ya no vivirían. Mantuvo su mano levantada hasta que el armatoste se convirtió en un punto negro de lejanía. Le cambiaron a su álter ego por cartas, un “hello!”, alguna que otra foto brillante y un “bye” que terminó, como puntos suspensivos, espaciándose cada vez más en su universo sonoro. Fue el primer cuestionamiento que la hizo trastocar sin ayuda uno de los conceptos deformados que aprendió de chica, y descubrió confundida —con arena en los ojos— que la libertad no se gana con sometimiento, sino rebasando el horizonte.

Dejó la universidad en primer año porque le dieron una carrera que no le gustaba. Se dedicó a estudiar inglés y a buscar trabajo con ahínco, pero solo le ofrecían ocupaciones en la construcción y la agricultura. Se hizo novia de un talabartero que confeccionaba zapatos y aprendió a “hacer dinero” sin reuniones sindicales ni politización excesiva. Pero al cabo de casi dos años, por una contraorden oficial, fueron detenidos y multados por la policía, que les decomisó las herramientas y toda la materia prima que tenían en el taller. Su pareja, que ya había sufrido el mismo atropello dos veces antes de conocerla, ideó con ella el plan de irse a un país en el que respeten la iniciativa privada y los ciudadanos tengan derechos e instituciones que los salvaguarden. Unieron sus efectivos, vendieron la moto y pagaron el pasaje marítimo ilegal hacia un futuro mejor.

La prima se cansó de buscarla y esperarla desde hace mucho; pero todavía la madre sale a mecerse al portal en el horario que sabe que pasa el cartero.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Una historia ordinaria

  1. Lamar Sures dijo:

    On the side of a pair of swim trunks is a velcro pocket. The length of beach shorts was inspired by the need to surf safely. Surfers cover surfboards with a layer of sticky wax, this wax allows a surfer to comfortably stand on a surfboard without the fear of losing grip. Though surf wax helps a surfer when standing on the board, it can accidentally harm them when kneeling on the board. Much of the decision of how long board shorts should be is determined by current fashion trends. Board shorts come in all different patterns including hawaiian floral, stripes, solid colors and more. Hurley Board Shorts Between these two types of clothing clasps, a wearer is assured safety of nude exposure. In addition, it is common for these shorts to have a small side pocket shut with velcro. Having a pocket on a pair of trunks is very effective for holding a car key when surfing. Unlike speedos or shorts for land, shorts are long and baggy. Board shorts are specifically made longer than typical shorts for safety reasons. Though made for functionality, the design of beach shorts is known to change more often based on the latest trends in popular clothing style. While known for being long, swim trunks can also be as short as above the knee. It is popular to wear these shorts with the top of a persons butt exposed. A persons fashion can be critiqued depending on their choice of swimwear.

    Me gusta

  2. Ellie Bacak dijo:

    I simply want to tell you that I am all new to blogs and really loved you’re website. Most likely I’m planning to bookmark your site . You actually come with terrific article content. Appreciate it for revealing your web-site.

    Me gusta

  3. Herman Kulpa dijo:

    I am not sure if my subscription info came by to you nor am I clear how to pay the $5.00.
    Thanks this is really a wonderful idea if I’m able to connect! Judy

    Me gusta

  4. Issac Maez dijo:

    I just want to mention I’m newbie to blogging and certainly enjoyed this web site. Probably I’m going to bookmark your blog post . You absolutely come with terrific articles and reviews. Thanks for sharing your webpage.

    Me gusta

  5. Many thanks for making the effort to talk about this, I feel strongly about this and like learning a great deal more on this topic. If feasible, as you gain expertise, would you mind updating your webpage with a great deal more details? It’s very helpful for me.

    Me gusta

  6. Benjamín dijo:

    Rosa: !Terrible y angustiante historia! Y pensar que esa joven es una entre decenas de miles que han corrido la misma suerte y que hoy constituyen una alfombra de cadáveres entre Cuba y La Florida… ¿Hasta cuándo será todo esto?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s