Los derechos humanos: la lucha permanente


Con motivo de la Conferencia “Cuba: ¿cambios en el proceso cubano?” que patrocinaron las fundaciones Konrad Adenauer y CADAL y que se celebró los pasados 4 al 6 de diciembre, fui invitada a participar —entre otros cubanos y cubanas del archipiélago— en el panel 5 sobre derechos humanos y les envié el escrito que publico aquí.

En Cuba, el tema de los derechos y libertades fundamentales ha sido constantemente objeto de debate y controversia, no solo porque nuestro país es signatario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, sino porque fue patrocinadora de algunos de sus artículos que se extrajeron de la Constitución cubana de 1940. Sin embargo, durante las últimas cinco décadas, nuestra sociedad ha sido sometida a violaciones reiteradas y sistemáticas —por sistémicas— a sus derechos humanos. La transgresión más evidente salta a la vista de cualquier mortal, ya que ningún sistema político es democrático con un partido único. A partir del monopartidismo, que quebranta la pluralidad, —baluarte y pilar elemental de la democracia—, se desencadenan otras infracciones.

Es cierto que los actos violatorios a los derechos de las sociedades se ven también en los países democráticos, pero mayormente están cimentadas en la propia naturaleza de los cuerpos represivos, no como política de estado, como suele ocurrir en el caso de los regímenes totalitarios. En nuestro país es una mala práctica sostenida la violación a los derechos de las personas porque no existe un cuerpo legal que vele por el respeto de los mismos y luche porque se establezca una legislación que se encargue de preservarlos.

A través de los años, hemos sido testigos de cómo se han violado los derechos humanos de las personas que denunciaban las infracciones que se producían por parte de las autoridades en ese aspecto, y cómo se les condenaba a excesivas penas de cárcel, e incluso, a la pena de muerte. En la actualidad el gobierno, debido a la presión internacional, se ha visto obligado a dejar de aplicarla, aunque no la ha derogado. También con la globalización, el mundo en general interactúa con mayor interdependencia y celeridad. Con el desarrollo de la informática, el pueblo busca el acceso a la información y por vías alternativas la sociedad conoce lo que sucede en el orbe y ya no pueden mantenerla aislada como hasta hace poco. El modelo sultanístico cubano, no quiere aceptar los valores y principios que rigen hoy día y aún se aferra a prácticas totalitarias que están en desuso en la modernidad. El mundo ha cambiado, sin embargo Cuba se niega a hacerlo y a respetar los derechos humanos porque no acepta la pluralidad. Y esa es la esencia y origen de la violación de los derechos humanos, pues si no existe respeto a la diversidad política en todo el espectro de la vida nacional, no hay posibilidades de participación de las minorías en el debate que debe establecerse sobre ese particular al interior de los pueblos. Cuba sustenta la propaganda de sus logros en el derecho a la vida, a la salud y a la educación, siendo esos los sancos endebles sobre los que erigen su cuerpo de derechos para mantener el inmovilismo en ese sentido.

La aparición en la escena pública de las Damas de Blanco y su coraje de ganar la calle, fue algo inédito que los cuerpos represivos y las autoridades en general se vieron obligados a aceptar. Por ellas, se logró la excarcelación de sus familiares y un número importante de presos políticos. Pero más importante que el resultado, fue el hecho de que por primera vez la calle era ganada por un grupo de ciudadanos no afines al gobierno y a su habitual campaña de propaganda y movilización. En ese caso, eran simples ciudadanas que exigían la liberación de sus familiares, pero la chispa podría derivar en el reclamo de los derechos civiles y políticos a través de esa misma forma de lucha no violenta.

También, la huelga en Santa Clara del periodista independiente Guillermo Fariñas, por la muerte de Orlando Zapata Tamayo y la demanda de la liberación de veintiséis presos políticos cubanos, tuvo un resultado sin precedentes al interesarse la comunidad internacional por su salud y solicitar con él la liberación de los prisioneros. Esta concitó que las autoridades liberaran a los reclusos en un rejuego con el gobierno español y la iglesia católica para evitar la muerte del huelguista.

La negativa de las autoridades cubanas a permitir a cualquier coste que personas de la sociedad civil independiente “tomen la calle” en la actualidad crean ambientes de hostilidad y crispación social en determinados sectores del archipiélago cubano. Aunque aún esta sociedad civil independiente no ha logrado imponer su presencia ni a podido movilizar masivamente a la población.

Los cambios que hasta el presente el gobierno cubano ha venido realizando después del último congreso del Partido, mediante la aprobación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, solo se refieren a las esferas económicas, no a las políticas. Las autoridades continúan privilegiando el control de la sociedad a cualquier precio para mantener el poder y transferirlo a sus sucesores designados por ellos mismos.

En el presente cubano, la sociedad civil alternativa se encuentra enfrascada en esta disyuntiva: o se mantiene en el ámbito de la protesta, la denuncia y el análisis tanto en las esferas de la intelectualidad, el arte, los movimientos alternativos o independientes, etc., o toma la iniciativa ciudadana en el entorno de la propuesta a las autoridades desde sus capacidades movilizativas propias. La determinación por el poder de una resultante mejor para todos sería la implementación desde la ley, de la pluralidad política. A partir de ese statu, se iniciaría un proceso de reconocimiento irrenunciable de la dignidad plena de la persona humana, que seguramente nos enrumbará hacia un Estado Nacional Democrático de Derechos, de justicia y paz.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Los derechos humanos: la lucha permanente

  1. Nice weblog right here! Additionally your site quite a bit up fast! What web host are you using? Can I am getting your associate link to your host? I want my website loaded up as quickly as yours lol

    Me gusta

  2. magnificent issues altogether, you just gained a new reader. What could you recommend in regards to your submit that you made a few days ago? Any certain?

    Me gusta

  3. So many people embroider and also cross-stitch, it seems hand sewing would have been a good alternative. And cheaper compared to buying/servicing a sewing machine..

    Me gusta

  4. I simply want to say I am beginner to blogging and definitely loved your website. Most likely I’m want to bookmark your blog . You surely have remarkable article content. Thanks a bunch for revealing your blog site.

    Me gusta

  5. Andrew Pelt dijo:

    I just want to say I’m newbie to blogging and actually liked this page. Very likely I’m want to bookmark your blog post . You actually come with exceptional articles. Many thanks for sharing with us your blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s