El plan de Pyongyang


Me levanto, voy al espejo para darme un cepillazo y descubro que mis ojos están rasgados. No puedo encender la luz porque Rafa duerme; prefiero pensar que no descansé bien o que es la penumbra de la habitación y salgo de ella. Enciendo la televisión para ver las noticias literarias de la prensa cubana y no entiendo nada, los créditos son inintelegibles y todos los conductores tienen los ojos igual que yo. ¡Ya sé! La exagerada marcialidad y el culto a la personalidad del máximo líder nos han coreanizado el caimán.

La incapacidad para reclamar derechos en coreano es algo que afecta hasta a los que integran el Politburó. No sé si reciben más ‘wones’* que el resto de los nacionales, pero la cercanía del poder les da tantas ventajas e influencias que el dinero pasa a un plano inferior. De esa forma se cumple el precepto de la falsa igualdad en las autocracias de izquierda.

Más allá del sarcasmo, resulta increíble el número de veces que se ensayó el desfile del 16 de abril, cuando se inició la conmemoración por el 50mo. aniversario de la “Victoria de Girón”. De verdad que a veces pienso que Cuba es Corea del Norte. Me entristece pensar en las familias que cocinan con keroseno y no lo tienen para calentarle el desayuno a sus hijos antes de ir a la escuela y en cómo se ha derrochado el combustible en pruebas para la marcha de ese día y en el propio desfile. También, cómo en los centros laborales que tienen prohibido encender sus aires acondicionados —a pesar del tórrido calor del trópico— porque se han pasado del consumo energético asignado para el mes. Así también sucede en múltiples centros productivos y hasta en hospitales.

Pero lo que realmente motivó estas líneas, fue la experiencia personal que paso a relatarles. Juan Manuel es un joven profesional que trabaja en una institución hospitalaria de la capital y que es amigo de mi hijo mayor. El viernes 15 en la tarde pasamos por su casa a saludarlo y estando allí, llegó el presidente del comité (CDR) para demandar su presencia en la delegación que iría a la plaza el día siguiente representando a esa organización. Nuestro amigo le dijo que participaría por su centro laboral, a lo que el demandante arguyó que debía presentar un papel que lo acreditara, ya que de no marchar por una u otra vía, debía quedarse haciendo “trabajo voluntario” en la cuadra junto a otros vecinos que tampoco asistirían. Incrédulos nos quedamos comentando junto a él y a su madre lo reiterado de estos engranajes coercitivos y en cómo probablemente, escucharíamos por la televisión nacional, como siempre sucede, a los conductores entrevistando a los concurrentes e invitados extranjeros acerca de ‘la espontánea’ participación popular en el acto. ¡Cómo si los cubanos no conociéramos las hincadas de esos mecanismos «voluntorios y obligantarios» que caracterizan las actividades de ese tipo en nuestro país!

¡Ave, Kim! Los que van al simulador de libertades, te saludan…

___________________________________

* El won es la unidad monetaria de Corea del Norte.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El plan de Pyongyang

  1. I like this blog it’s a professional piece! Thrilled I found this on facebook.

    Me gusta

  2. I am a beginner sewer and I am learning by myself. I have sewn some, and not much. I own a stitches machine… I would like to obtain a book that teaches the basics of sewing: but especially tips on how to read a pattern because When i was doing one with the grandma but moved away and 1/2 done but I am so confused once i read the instructions… These include the ones I was looking in on amazon. Which one is the foremost? Or do you have an indication?.

    Me gusta

  3. Pingback: Pyongyang’s Plan | Barefoot Rose, a blog from Cuba

  4. dainee dijo:

    Hola Rosa. Como siempre muy realista tu post. A ellos lo unico que les importa es cumplir con sus propios intereses y espectativas y el pueblo cada vez con menos recursos para enfrentar el dia a dia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s