Orlando, el hijo de Cuba


Este 23 de febrero conmemoramos el primer aniversario de la partida de Orlando Zapata Tamayo, un hombre que pagó con intrepidez su boleto hacia la inmortalidad. Cumplía una sanción impuesta por un tribunal integrado por carceleros, jueces y policías, donde todos estaban mentalmente uniformados y portaban las mismas armas intelectuales. Este tenaz luchador no se amilanó ni doblegó en su reclamo de mejores condiciones de vida en la cárceles cubanas, por permanecer con sus compañeros de causa y no junto a los comunes —a menudo agresivos instrumentos de la policía política— y por recibir atención médica, mejor alimentación y un trato más humano.

Este mestizo y albañil, pobre y oriental, que salió por la puerta de la muerte y entró a la historia el año pasado, formaba parte del conjunto de los 75 cubanos apresados en marzo de 2003 por ejercer la libertad de conciencia. Sus demandas fueron erróneamente tergiversadas y vilmente difundidas por las autoridades cubanas: solo los acomodados del poder y los que gozan de sus dádivas de «escualos salpicadores» trataron de sostener y alimentar esa ficción.

Desde el 23 de febrero de 2010 la presencia de Orlando amenaza al represivo sistema de Cuba, en donde mantienen esposada a la libertad. Por ello se hace irónicamente triste que aún después de muerto continúen acosándolo con operativos policiales alrededor de su humilde tumba en el pueblo de Banes. Este pueblo que otrora le proveyó el dictador anterior a la patria, hoy, a pesar de la tristeza por la pérdida de un hijo, se regocija de habernos entregado a un mártir. Este humilde albañil, al que sus represores le asignaron una modesta losa en el cementerio de Banes, se erigió a sí mismo un lujoso monumento en el altar de la historia de la patria.

Acerca de Rosamaría Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Orlando, el hijo de Cuba

  1. Luigi Fulk dijo:

    I simply want to say I am just newbie to weblog and actually loved your page. Likely I’m want to bookmark your blog . You absolutely come with fantastic articles. Regards for revealing your website page.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s