De letras y sueños


Anoche soñé que un “congreso nacional de urgencia” congregaba a los dirigentes del gobierno en una tarea común: eliminar las letras subversivas de los teclados de las computadoras en poder de la población cubana. La idea había sido propuesta por un «cuadro de base», que le surgió cuando la bicicleta en que viajaba cayó en la pronunciada hondura de un bache y perdió el control, rodó con ella por los restos de pavimento convertido en polvo, tierra y gravilla y pensó que, de no haber existido el mismo, no hubiera perdido la estabilidad. De esa manera analizó que en sentido contrario pudieran evitarse problemas, críticas y preocupaciones las autoridades: si existieran los huecos en lugar de algunas letras, no proliferarían las infamias que algunos escriben sobre Cuba y que tienen oídos receptivos a nivel internacional. Mientras se sacudía el cuerpo sudoroso por el pedaleo de las arenosas lijas que quemaban su piel y su ropa y con la intención de continuar el rumbo, pensaba también: —Quizás me den aunque sea una moto por las dificultades que les evitaré a los dirigentes de nuestro partido y entonces no llegaré tan extenuado a casa.

Fue así que develó su ingenio en una reunión sindical; pero nadie le dio calor a su plan, llevó entonces “la gran idea” (ideota) a una de la Unión de Jóvenes Comunistas y desde allí viajó, por el estrecho y veloz hilo de pólvora de la censura, hasta las oficinas del Comité Central. El proyecto fue presentado por un directivo juvenil que alegó que «algunos cubanos desagradecidos» osamos hablar y escribir mal del gobierno pese a que su magnanimidad nos permite tener computadoras. Yo me debatía en tratar de intervenir “desde lo alto” —altura desde la divinidad que nos concede la magia de los sueños— para evitar que semejante disparate fuera a instalarse en nuestra sociedad o peor, que fuera a legislarse con tan aberrados pretextos.

Hablaba y hablaba y nadie me escuchaba. Trataba de aguantar a Rafa, mi marido, que se enfrentaba en crónica quijotada a los burócratas de los opresores, pero en su lugar asía el vacío. Mis movimientos se lentificaban y mi voz también se tornaba más lenta y grave de lo normal: ni se entendía cómo yo exigía a gritos que no fueran a quitar la tecla “B” de blogger. Me mezclé con el aire verde y me fundí con la nada al tiempo que mis ojos asustados se abrían para descubrir la tenue luz de mi lámpara de noche. Me levanté ágil en mi somnolencia para dirigirme al rincón donde suelo redactar mis escritos. Tenía que echarle un vistazo a mi cómplice herramienta de trabajo para comprobar que tenía su teclado intacto. Al verla lancé un resoplido de alivio que levantó papeles de la mesa y le quitó un poco de polvo a la vieja laptop familiar. ¡Hay que ver que una sueña cada boberías!

About these ads

Acerca de Rosa María Rodríguez Torrado

La rosa descalza, es el blog de una cubana que emite sus opiniones a rostro desnudo desde La Habana, Cuba. Una rosa sin máscaras...
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De letras y sueños

  1. Board shorts have a waistband that is usually held together by a lace tie, unlike swimming shorts that generally contain elastic waist bands, additionally there is a velcro fly. For safety, surf shorts are long. Surfers use wax on their surfboards to provide resistance against their feet. Without shorts covering a surfers legs, the surf wax could potentially stick to a surfers leg hair and then rip when attempting to stand up. Much of the decision of how long board shorts should be is determined by current fashion trends. There are many different colors, styles and prints to consider when buying a pair of shorts. Board Shorts To assure that the shorts stay on, there is both a velcro fly and a lace tie that circles the waist. On the side of a pair of swim trunks is a velcro pocket. Many surfers appreciate the side pocket on their shorts, that way they can carry important items while in the water, such as a key. Unlike speedos or shorts for land, shorts are long and baggy. Board shorts are specifically made longer than typical shorts for safety reasons. The length of these shorts is based off of fashion. Board short lengths range from mid thigh to below the knee. Many guys prefer wearing their beach shorts low enough that their butt shows. A persons fashion can be critiqued depending on their choice of swimwear.

  2. Pingback: Of Letters and Dreams | Barefoot Rose, a blog from Cuba

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s